Síndrome de Guillain-Barré recurrente después de la vacuna de ARNm Pfizer-BioNTech

Síndrome de Guillain-Barré recurrente después de la vacuna de ARNm Pfizer-BioNTech

Es el primer estudio que evalúa la seguridad de la vacuna COVID-19 de ARN mensajero en casos diagnosticados previamente de síndrome de Guillian-Barré. En el estudio de cohorte, que incluyó a 702 pacientes, solo 1 necesitó atención médica breve por recaída del síndrome previo, lo que representa un riesgo mínimo.

 

JAMA Neurology, 01/09/2021Rate of Recurrent Guillain-Barré Syndrome After mRNA COVID-19 Vaccine BNT162b2”.

El 20 de diciembre de 2020, Israel inició un programa nacional de vacunación contra COVID-19. Las pautas de vacunación nacionales e internacionales no excluyeron que los pacientes que habían sido diagnosticados previamente con el síndrome de Guillian-Barré (SGB) recibieran la vacuna COVID-19(1),2 Sin embargo, la asociación previa entre las vacunas y el SGB aumenta el nivel de precaución y vacilación entre los médicos y pacientes con respecto a la administración de la vacuna(3-5). El objetivo de este estudio fue establecer las tasas de recaída de SGB entre los receptores de la vacuna Pfizer-BioNTech BNT162b2.

Métodos: Realizamos un estudio de cohorte retrospectivo descriptivo en la segunda organización de mantenimiento de la salud más grande de Israel, Maccabi Healthcare Services (MHS), que atiende a más de 2,5 millones de miembros, lo que representa una cuarta parte de la población israelí. MHS tiene una base de datos centralizada a nivel nacional, que abarca más de 20 años, que incluye extensos diagnósticos clínicos y hospitalarios, así como registros de vacunas. Se recuperaron los datos de los registros médicos de todos los miembros que tenían un código de diagnóstico de la Clasificación Internacional de Enfermedades, Novena Revisión (ICD-9) para SGB (código 357.0). Para asegurarse de que se identificaron los pacientes correctos con diagnóstico de SGB, se realizó una revisión manual de la historia clínica electrónica de todos los casos. El criterio para un caso de SGB fue un diagnóstico de un servicio de neurología del hospital. Los datos recopilados incluyeron información sobre el SGB, la administración de vacunas, los encuentros de atención médica y las visitas al hospital después de recibir al menos 1 dosis de la vacuna. El estudio fue aprobado por la junta de revisión institucional de MHS (0029-21-MHS).

Resultados: Se identificaron setecientos dos casos de SGB entre 2000 y 2020. Trescientos treinta y siete (48%) eran mujeres y la edad media (DE) fue de 53 (18) años. De estos pacientes, 579 habían recibido 1 dosis de vacuna y 539 recibieron 2 dosis. Se obtuvo una mediana (IQR) de 108 (82 a 122) días de seguimiento después de la primera administración de vacuna y 90 (64 a 100) después de la segunda. De 40 pacientes que recibieron solo 1 dosis de vacuna, 38 tuvieron COVID-19 anteriormente y solo necesitaban 1 dosis de acuerdo con las pautas del Ministerio de Salud de Israel(1).
Cuarenta y ocho de los 579 pacientes fueron atendidos en un hospital (tabla). Veinticuatro habían visitado el departamento de emergencias y fueron dados de alta después de menos de 24 horas por preocupaciones transitorias no neurológicas y los otros necesitaban ingreso por una variedad de condiciones. Solo 5 fueron remitidos al hospital por problemas neurológicos. Dos pacientes tuvieron parestesia, 1 paciente tuvo temblores de varios meses de duración y 1 paciente fue evaluado por una convulsión. Fueron dados de alta del departamento de emergencias a las pocas horas sin más observación médica. El quinto paciente tenía antecedentes de SGB diagnosticado previamente y fue tratado con plasmaféresis sin síntomas neurológicos residuales. El paciente presentó debilidad progresiva en las piernas y parestesia que comenzaron poco después de recibir la primera dosis de la vacuna, que duró varias semanas. Varios días después de la administración de la segunda dosis de vacuna, el paciente ingresó en el hospital. El cuadro clínico y la evidencia electrodiagnóstica sugirieron polineuropatía desmielinizante sensoriomotora. El paciente fue tratado con plasmaféresis en el hospital y, el día del alta, tuvo una mejoría significativa en la debilidad de las extremidades inferiores y solo una leve debilidad proximal sin ninguna alteración sensorial.

Discusión: Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que evalúa la seguridad de la vacuna COVID-19 de ARN mensajero en casos diagnosticados previamente de SGB. En este estudio de cohorte, que incluyó a 702 pacientes, solo 1 necesitó atención médica breve por recaída del síndrome previo, lo que representa un riesgo mínimo.
El estudio tiene limitaciones. Primero, se basa en registros médicos y diagnósticos. Sin embargo, se llevó a cabo una minuciosa inspección de la historia clínica para validar todos los casos. En segundo lugar, este estudio incluyó solo visitas al hospital, lo que puede subestimar otros síntomas que se presentaron solo en la comunidad. No obstante, cualquier problema neurológico grave significativo probablemente se habría evaluado en un entorno hospitalario.
El Ministerio de Salud de Israel y las pautas nacionales de inmunización no incluyeron antecedentes de SGB como precaución o contraindicación para recibir la vacuna COVID-19, y nuestro estudio respalda este enfoque.