Reconstrucción quirúrgica temprana vs rehabilitación con reconstrucción diferida para la rotura del ligamento cruzado anterior

Reconstrucción quirúrgica temprana vs rehabilitación con reconstrucción diferida para la rotura del ligamento cruzado anterior

Puntuación del International Knee Documentation Committee durante un período de seguimiento de 24 meses en el grupo de reconstrucción temprana del ligamento cruzado anterior (LCA) y en el grupo de rehabilitación y reconstrucción del LCA retrasada opcional. Los valores son medias (intervalos de confianza del 95%). Los datos se ajustaron por sexo, índice de masa corporal, edad y cirujano. Se encontró una diferencia significativa en el curso de la puntuación del International Knee Documentation Committee durante el período de seguimiento de dos años (P <0,001 para la interacción entre el seguimiento y la asignación aleatoria). Una puntuación más alta del International Knee Documentation Committeeiones indica puntuaciones más favorables para los pacientes en cuanto a síntomas, función de la rodilla y capacidad para participar en actividades deportivas (puntuación óptima 100).

En pacientes con rotura aguda del ligamento cruzado anterior, quienes se sometieron a reconstrucción quirúrgica temprana, en comparación con la rehabilitación seguida de una reconstrucción quirúrgica electiva, tuvieron una mejor función de la rodilla y la capacidad para practicar deportes en el seguimiento de 2 años.

 

The BMJ, 09/03/2021Early surgical reconstruction versus rehabilitation with elective delayed reconstruction for patients with anterior cruciate ligament rupture: COMPARE randomised controlled trial”.

Objetivo: Evaluar si existe una diferencia clínicamente relevante en las percepciones de los pacientes de los síntomas, la función de la rodilla y la capacidad para participar en deportes durante un período de dos años después de la rotura del ligamento cruzado anterior (LCA) entre dos regímenes de tratamiento utilizados habitualmente.

Diseño: Ensayo controlado aleatorio, paralelo, multicéntrico y etiquetado abierto (COMPARAR).
Entorno: Seis hospitales en los Países Bajos, entre mayo de 2011 y abril de 2016.

Participantes: Pacientes de 18 a 65 años con rotura aguda del LCA, reclutados en seis hospitales. Los pacientes fueron evaluados a los tres, seis, nueve, 12 y 24 meses.

Intervenciones: 85 pacientes fueron asignados al azar a la reconstrucción temprana del LCA y 82 a la rehabilitación seguida de una reconstrucción del LCA retrasada opcional después de un período de tres meses (tratamiento primario no quirúrgico).

Resultados principales: Las percepciones de los pacientes sobre los síntomas, la función de la rodilla y la capacidad para participar en actividades deportivas se evaluaron con la puntuación del International Knee Documentation Committee (puntuación óptima 100) en cada momento durante 24 meses.

Resultados: Entre mayo de 2011 y abril de 2016, 167 pacientes se inscribieron en el estudio y se asignaron al azar a uno de dos tratamientos (edad media 31,3; 67 (40%) mujeres) y 163 (98%) completaron el ensayo. En el grupo de rehabilitación y reconstrucción opcional del LCA retrasada, 41 (50%) pacientes se sometieron a reconstrucción durante el seguimiento. Después de 24 meses, el grupo de reconstrucción temprana del LCA tuvo una puntuación significativamente mejor (P = 0,026) pero no clínicamente relevante del en la escala del International Knee Documentation Committee (84,7 frente a 79,4 (diferencia entre los grupos 5,3, intervalo de confianza del 95%: 0,6 a 9,9). En el seguimiento, la puntuación del International Knee Documentation Committee fue significativamente mejor (P = 0,002) para el grupo de rehabilitación y reconstrucción del LCA retrasada opcional (diferencia entre los grupos −9,3; −14,6 a −4,0). Después de nueve meses de seguimiento, la diferencia en la puntuación del International Knee Documentation Committee cambió a favor del grupo de reconstrucción temprana del LCA. Después de 12 meses, las diferencias entre los grupos fueron menores. En el grupo de reconstrucción temprana del LCA, se produjeron cuatro rupturas y tres rupturas del LCA contralateral durante el seguimiento -up versus dos re-rupturas y una ruptura del LCA contralateral en el grupo de rehabilitación y reconstrucción retrasada opcional del LCA.

Conclusiones: En los pacientes con rotura aguda del ligamento cruzado anterior, los que se sometieron a una reconstrucción quirúrgica temprana, en comparación con la rehabilitación seguida de una reconstrucción quirúrgica electiva, tuvieron una mejor percepción de los síntomas, la función de la rodilla y la capacidad para practicar deportes en el seguimiento de dos años. Este hallazgo fue significativo (P = 0,026) pero la importancia clínica no está clara. La interpretación de los resultados del estudio debe considerar que el 50% de los pacientes aleatorizados al grupo de rehabilitación no necesitó reconstrucción quirúrgica.