Parálisis de Bell después de la vacunación con ARNm (Pfizer–BioNTech) y vacuna inactivada (CoronaVac) SARS-CoV-2

Parálisis de Bell después de la vacunación con ARNm (Pfizer–BioNTech) y vacuna inactivada (CoronaVac) SARS-CoV-2

Incidencia estandarizada por edad general y específica por sexo de la parálisis de Bell en personas después de la vacunación con CoronaVac y BNT162b2 y en la población de base en Hong Kong. La incidencia de fondo se calculó utilizando el mismo período de informe en 2010-2020 que para cada programa de vacunación en 2021 (para CoronaVac, del 23 de febrero al 4 de mayo; para BNT162b2, del 6 de marzo al 4 de mayo). En el grupo de mujeres, el número de casos notificados y confirmados clínicamente en personas expuestas a BNT162b2 fue el mismo. Por lo tanto, las líneas para los casos notificados y confirmados clínicamente en BNT162b2 se superponen. Las barras de error son el IC del 95% de la incidencia estandarizada por edad.

Se encuentra un aumento general del riesgo de parálisis de Bell después de la vacunación CoronaVac y menos de la mitad con Pfizer–BioNTech. Sin embargo, los efectos beneficiosos y protectores de la vacuna COVID-19 inactivada CoronaVac superan con creces el riesgo de este evento adverso generalmente autolimitado.

 

The Lancet Infectiuous Diseases, 16/08/2021Bell’s palsy following vaccination with mRNA (BNT162b2) and inactivated (CoronaVac) SARS-CoV-2 vaccines: a case series and nested case-control study”.

Fondo: La parálisis de Bell es un evento adverso poco común informado en los ensayos clínicos de las vacunas COVID-19. Sin embargo, hasta donde sabemos, ningún estudio poblacional ha evaluado la asociación entre las vacunas inactivadas del SARS-CoV-2 y la parálisis de Bell. El objetivo de este estudio fue evaluar el riesgo de parálisis de Bell después de la vacunación con BNT162b2 y CoronaVac.

Métodos: En esta serie de casos y un estudio de casos y controles anidado realizado en Hong Kong, evaluamos el riesgo de parálisis de Bell dentro de los 42 días posteriores a la vacunación con BNT162b2 (Fosun – BioNTech [equivalente a Pfizer – BioNTech]) o CoronaVac (de Sinovac Biotech, Hong Kong ) utilizando datos de informes de vigilancia voluntarios con la Hospital Authority, del COVID-19 Vaccine Adverse Event Online Reporting para todos los profesionales de la salud, y los registros de salud electrónicos de todo el territorio de la Clinical Data Analysis and Reporting System. Describimos los casos notificados de parálisis de Bell entre los receptores de la vacuna (de 18 a 110 años para CoronaVac y de 16 a 110 años para BNT162b2). Comparamos la incidencia estandarizada por edad estimada de casos clínicamente confirmados entre individuos que habían recibido la vacuna CoronaVac o BNT162b2 (hasta 42 días antes de la presentación) con la incidencia de base en la población. También se realizó un estudio anidado de casos y controles utilizando regresión logística condicional para estimar la razón de probabilidades (OR) para el riesgo de parálisis de Bell y la vacunación. Los casos y controles se emparejaron (1: 4) por edad, sexo, lugar de ingreso y fecha de ingreso.

Resultados: Entre el 23 de febrero y el 4 de mayo de 2021, 451.939 personas recibieron la primera dosis de CoronaVac y 537.205 personas recibieron la primera dosis de BNT162b2. Se informaron 28 casos clínicamente confirmados de parálisis de Bell después de CoronaVac y se informaron 16 casos después de BNT162b2. La incidencia estandarizada por edad de la parálisis de Bell clínicamente confirmada fue de 66,9 casos por 100.000 personas-año (IC del 95%: 37,2 a 96,6) después de la vacunación con CoronaVac y 42,8 por 100.000 personas-año (19,4 a 66,1) para la vacunación BNT162b2. La diferencia estandarizada por edad para la incidencia en comparación con la población de base fue 41,5 (IC del 95% 11,7 a 71,4) para CoronaVac y 17,0 (−6,6 a 40,6) para BNT162b2, equivalente a 4,8 casos adicionales por 100.000 personas vacunadas contra CoronaVac y 2,0 casos por 100.000 personas vacunadas contra BNT162b2. En el análisis de casos y controles anidado, 298 casos se emparejaron con 1.181 controles, y las OR ajustadas fueron 2,385 (IC del 95%: 1,415 a 4,022) para CoronaVac y 1,755 (0,886 a 3,477) para BNT162b2.

Interpretación: Nuestros hallazgos sugieren un aumento general del riesgo de parálisis de Bell después de la vacunación CoronaVac. Sin embargo, los efectos beneficiosos y protectores de la vacuna COVID-19 inactivada superan con creces el riesgo de este evento adverso generalmente autolimitado. Se necesitan estudios adicionales en otras regiones para confirmar nuestros hallazgos.
Fondos: Oficina de Alimentos y Salud del Gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong, China.