Excreción urinaria de sodio y potasio las 24 horas y riesgo cardiovascular

Excreción urinaria de sodio y potasio las 24 horas y riesgo cardiovascular

Las ingestas más altas de sodio y bajas de potasio, medidas en múltiples muestras de orina de 24 horas, se asociaron de manera dosis-respuesta con mayor riesgo cardiovascular. Los hallazgos apoyan la reducción de la ingesta de sodio y el aumento de la de potasio de los niveles actuales.

 

N Engl J Med, 13/11/202124-Hour Urinary Sodium and Potassium Excretion and Cardiovascular Risk”.

ANTECEDENTES: La relación entre la ingesta de sodio y las enfermedades cardiovasculares sigue siendo controvertida, debido en parte a una evaluación inexacta de la ingesta de sodio. La evaluación de la excreción urinaria de 24 horas durante un período de varios días se considera un método preciso.

MÉTODOS: Se incluyeron datos de participantes individuales de seis cohortes prospectivas de adultos generalmente sanos; la excreción de sodio y potasio se evaluó con el uso de al menos dos muestras de orina de 24 horas por participante. El resultado primario fue un evento cardiovascular (revascularización coronaria o infarto de miocardio o accidente cerebrovascular fatal o no fatal). Analizamos cada cohorte mediante métodos consistentes y combinamos los resultados mediante un metanálisis de efectos aleatorios.
RESULTADOS: Entre 10.709 participantes con una edad media (± DE) de 51,5 ± 12,6 años y de los cuales el 54,2% eran mujeres, se determinaron 571 eventos cardiovasculares durante una mediana de seguimiento del estudio de 8,8 años (tasa de incidencia, 5,9 por 1000 personas- años). La excreción de sodio en orina de 24 horas fue de 3.270 mg (percentil 10 a 90, 2.099 a 4.899). Una mayor excreción de sodio, una menor excreción de potasio y una mayor proporción de sodio a potasio se asociaron con un mayor riesgo cardiovascular en los análisis que fueron controlados por factores de confusión (P≤0,005 para todas las comparaciones). En los análisis que compararon el cuartil 4 del biomarcador urinario (más alto) con el cuartil 1 (más bajo), las razones de riesgo fueron 1,60 (intervalo de confianza [IC] del 95%, 1,19 a 2,14) para la excreción de sodio, 0,69 (IC del 95%, 0,51 a 0,91) para la excreción de potasio y 1,62 (IC del 95%, 1,25 a 2,10) para la relación sodio / potasio. Cada incremento diario de 1000 mg en la excreción de sodio se asoció con un aumento del 18% en el riesgo cardiovascular (índice de riesgo, 1,18; IC del 95%, 1,08 a 1,29), y cada incremento diario de 1000 mg en la excreción de potasio se asoció con un 18% disminución del riesgo (índice de riesgo, 0,82; IC del 95%, 0,72 a 0,94).

CONCLUSIONES: Las ingestas más altas de sodio y de potasio, medidas en múltiples muestras de orina de 24 horas, se asociaron de manera dosis-respuesta con mayor riesgo cardiovascular. Los hallazgos pueden apoyar la reducción de la ingesta de sodio y el aumento de la ingesta de potasio de los niveles actuales. (Financiado por la Asociación Estadounidense del Corazón y los Institutos Nacionales de Salud).