Asociación entre la vacunación contra covid-19, la infección por SARS-CoV-2 y el riesgo de eventos neurológicos

Asociación entre la vacunación contra covid-19, la infección por SARS-CoV-2 y el riesgo de eventos neurológicos

Razones de incidencia estandarizadas de trastornos neurológicos inmunomediados de especial interés. CPRD AURUM = enlace de datos de investigación de práctica clínica AURUM (Reino Unido); SIDIAP = Sistema de Información para la Investigación en Atención Primaria (España).

No se observa ninguna señal de seguridad entre las vacunas covid-19 y los eventos neurológicos mediados por el sistema inmunitario de parálisis de Bell, encefalomielitis, síndrome de Guillain-Barré y mielitis transversa. Sin embargo, se observa un mayor riesgo de parálisis de Bell, encefalomielitis y síndrome de Guillain-Barré en personas con infección por SARS-CoV-2.

 

The BMJ, 16/03/2022Association between covid-19 vaccination, SARS-CoV-2 infection, and risk of immune mediated neurological events: population based cohort and self-controlled case series análisis”.

Objetivo: Estudiar la asociación entre las vacunas covid-19, la infección por SARS-CoV-2 y el riesgo de eventos neurológicos inmunomediados.

Diseño: Estudio de comparación de tasas históricas basado en la población y análisis de series de casos autocontrolados.

Ámbito: Registros de atención primaria del Reino Unido y registros de atención primaria de España vinculados a datos hospitalarios.

Participantes: 8.330.497 personas que recibieron al menos una dosis de las vacunas covid-19 ChAdOx1 nCoV-19, BNT162b2, mRNA-1273 o Ad.26.COV2.S, entre el lanzamiento de las campañas de vacunación y el final de la disponibilidad de datos (Reino Unido: 9 de mayo de 2021; España: 30 de junio de 2021). La muestra del estudio también comprendía una cohorte de 735.870 personas no vacunadas con un primer resultado positivo en la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa para el SARS-CoV-2 a partir del 1 de septiembre de 2020, y 14.330.080 participantes de la población general.

Principales medidas de resultado: Los resultados fueron la incidencia de parálisis de Bell, encefalomielitis, síndrome de Guillain-Barré y mielitis transversa. Las tasas de incidencia se estimaron en los 21 días posteriores a la primera dosis de la vacuna, 90 días después de un resultado positivo de la prueba para SARS-CoV-2, y entre 2017 y 2019 para las tasas de fondo en la cohorte de población general. Se estimaron razones de incidencia indirectamente estandarizadas. Las razones de tasas de incidencia ajustadas se estimaron a partir de la serie de casos autocontrolados.

Resultados: El estudio incluyó a 4.376.535 personas que recibieron ChAdOx1 nCoV-19, 3.588.318 que recibieron BNT162b2, 244.913 que recibieron mRNA-1273 y 120.731 que recibieron Ad26.CoV.2; 735.870 personas con infección por SARS-CoV-2; y 14.330.080 personas de la población general. En general, las tasas posteriores a la vacunación fueron consistentes con las tasas esperadas (antecedentes) para la parálisis de Bell, la encefalomielitis y el síndrome de Guillain-Barré. Se realizaron series de casos autocontrolados solo para la parálisis de Bell, dado el poder estadístico limitado, pero sin que se observara ninguna señal de seguridad para los vacunados. Sin embargo, las tasas fueron más altas de lo esperado después de la infección por SARS-CoV-2. Por ejemplo, en los datos del Reino Unido, la tasa de incidencia estandarizada para la parálisis de Bell fue 1,33 (1,02 a 1,74), para la encefalomielitis fue 6,89 (3,82 a 12,44) y para el síndrome de Guillain-Barré fue 3,53 (1,83 a 6,77). La mielitis transversa fue rara (<5 eventos en todas las cohortes vacunadas) y no se pudo analizar.

Conclusiones: No se observó ninguna señal de seguridad entre las vacunas covid-19 y los eventos neurológicos mediados por el sistema inmunitario de parálisis de Bell, encefalomielitis, síndrome de Guillain-Barré y mielitis transversa. Sin embargo, se observó un mayor riesgo de parálisis de Bell, encefalomielitis y síndrome de Guillain-Barré en personas con infección por SARS-CoV-2.