Asociación entre la analgesia epidural durante el parto con trastorno del espectro autista en la descendencia

Asociación entre la analgesia epidural durante el parto con trastorno del espectro autista en la descendencia

En este estudio poblacional, el uso de analgesia epidural materna durante el trabajo de parto y el parto se asoció con un pequeño aumento en el riesgo de trastorno del espectro autista en la descendencia que alcanzó el umbral de significación estadística. Sin embargo, dada la probabilidad de confusión residual que puede explicar los resultados, estos hallazgos no ofrecen evidencia de apoyo sólida para esta asociación.

 

JAMA, 28/09/2021Association of Epidural Analgesia During Labor and Delivery With Autism Spectrum Disorder in Offspring”.

Importancia: La evidencia de los estudios que investigan la asociación del uso de analgesia epidural durante el trabajo de parto y el parto con el riesgo de trastorno del espectro autista (TEA) en la descendencia es contradictoria.
Objetivo: Evaluar la asociación del uso materno de analgesia epidural durante el trabajo de parto y el parto con TEA en la descendencia utilizando un gran conjunto de datos poblacionales con datos clínicos sobre el estado de los casos de TEA.

Diseño, ámbito y participantes: Este estudio de cohorte retrospectivo basado en la población incluyó a niños nacidos a término únicos nacidos en Columbia Británica, Canadá, entre el 1 de abril de 2000 y el 31 de diciembre de 2014. Se excluyeron los mortinatos y los partos por cesárea. Los datos de diagnóstico clínico de TEA se obtuvieron de la British Columbia Autism Assessment Network y el Ministerio de Educación de la Columbia Británica. Se realizó un seguimiento de todos los niños hasta el diagnóstico clínico de TEA, la muerte o la fecha de finalización del estudio el 31 de diciembre de 2016.

Exposiciones: Uso de analgesia epidural durante el trabajo de parto y el parto.

Principales resultados y medidas: Un diagnóstico clínico de TEA realizado por pediatras, psiquiatras y psicólogos con capacitación especializada para evaluar TEA. Se utilizaron modelos de riesgos proporcionales de Cox para estimar la razón de riesgo del uso de analgesia epidural y el TEA. Los modelos se ajustaron por sociodemografía materna; condiciones maternas durante el embarazo; características del trabajo de parto, parto y atención prenatal; sexo infantil; edad gestacional; y estado de pequeño o grande para la edad gestacional. También se realizó un modelo de regresión logística condicional que emparejaba mujeres con 2 nacimientos o más y discordancia en el estado de TEA de la descendencia.

Resultados: De los 388.254 niños incluidos en la cohorte (49,8% mujeres; edad gestacional media, 39,2 [DE, 1,2] semanas; seguimiento medio, 9,05 [DE, 4,3] años), 5.192 fueron diagnosticados con TEA (1,34%) y 111.480 (28,7%) fueron expuestos a analgesia epidural. Se realizó un diagnóstico de TEA en 1.710 niños (1,53%) entre los 111.480 partos expuestos a analgesia epidural (94.157 mujeres) frente a un diagnóstico de TEA en 3.482 niños (1,26%) entre los 276.774 partos no expuestos a analgesia epidural (192.510 mujeres) (diferencia de riesgo absoluto, 0,28% [IC del 95%, 0,19% -0,36%]). El índice de riesgo no ajustado fue de 1,32 (IC del 95%, 1,24-1,40) y el índice de riesgo completamente ajustado fue de 1,09 (IC del 95%, 1,00-1,15). No hubo asociación estadísticamente significativa del uso de analgesia epidural durante el trabajo de parto y el parto con TEA en la regresión logística condicional emparejada dentro de la mujer (839/1659 [50,6%] en el grupo expuesto frente a 1905/4587 [41,5%] en el grupo no expuesto; cociente de riesgos instantáneos totalmente ajustado, 1,07 [IC del 95%, 0,87-1,30]).

Conclusiones y relevancia: En este estudio poblacional, el uso de analgesia epidural materna durante el trabajo de parto y el parto se asoció con un pequeño aumento en el riesgo de trastorno del espectro autista en la descendencia que alcanzó el umbral de significación estadística. Sin embargo, dada la probabilidad de confusión residual que puede explicar los resultados, estos hallazgos no ofrecen evidencia de apoyo sólida para esta asociación.