Asociación del tipo de grupo sanguíneo con el riesgo de COVID-19

Asociación del tipo de grupo sanguíneo con el riesgo de COVID-19

De acuerdo al amplio estudio, las asociaciones importantes de SARS-CoV-2 y COVID-19 con grupos ABO son poco probables y no son factores útiles asociados con la susceptibilidad o la gravedad de la enfermedad en un nivel individual o de población para entornos y ancestros similares.

 

JAMA Network Open, 05/04/2021Association of Sociodemographic Factors and Blood Group Type With Risk of COVID-19 in a US Population”.

Introducción: La variabilidad observada en la susceptibilidad al SARS-CoV-2 y la gravedad del COVID-19 resultante han despertado un gran interés en sus factores de riesgo ambientales y genéticos. Un informe anterior de China1 sugirió que el grupo sanguíneo A se asoció con una mayor susceptibilidad y el grupo sanguíneo O se asoció con una susceptibilidad reducida a la infección por SARS-CoV-2. Estos informes motivaron un interés generalizado en examinar los grupos sanguíneos ABO como posibles factores de riesgo de COVID-19. Estudios posteriores de Italia y España2 informaron que el grupo sanguíneo A se asoció con un mayor riesgo de COVID-19 grave y el grupo sanguíneo O se asoció con una reducción del riesgo. Por el contrario, un gran estudio danés3 implicó la susceptibilidad a la enfermedad pero no la gravedad. Sin embargo, las observaciones de Boston, Massachussets4, y Nueva York5, no confirmaron ninguna asociación específica entre el grupo sanguíneo ABO y la enfermedad. La controversia suscitada por estos informes contrastantes condujo a este estudio de casos y controles.

Métodos: Nuestro objetivo en este estudio de casos y controles fue probar de forma independiente si el tipo de sangre está asociado con la susceptibilidad al SARS-CoV-2 y la gravedad de COVID-19. El estudio fue aprobado por la junta de revisión institucional del Intermountain Medical Center con una renuncia al consentimiento porque el estudio no representaba más que un riesgo mínimo de privacidad para las personas. Este estudio se informa siguiendo la guía de informes de Strengthening the Reporting of Observational Studies in Epidemiology (STROBE).

Intermountain Healthcare, un sistema integrado de atención médica sin fines de lucro de 24 hospitales y 215 clínicas en Utah, Idaho y Nevada, generó una base de datos de registros médicos electrónicos específicos de SARS-CoV-2 y COVID-19. Buscamos en esta base de datos las personas que se sometieron a la prueba del SARS-CoV-2 entre el 3 de marzo y el 2 de noviembre de 2020 y tenían un tipo de sangre registrado. Para las personas que se sometieron a múltiples pruebas, se eligió la primera prueba con un resultado positivo, de lo contrario, se utilizó la primera prueba con un resultado negativo. Comparamos los resultados de las pruebas positivas frente a las negativas, los pacientes hospitalizados frente a los no hospitalizados y los pacientes de la unidad de cuidados intensivos (UCI) frente a los no ingresados en la UCI. La infectividad se determinó mediante pruebas de reacción en cadena de la polimerasa específicas del SARS-CoV-2 de hisopos nasales o muestras de saliva. El análisis de la varianza evaluó las asociaciones entre los grupos ABO. Los odds ratios (OR) entre los grupos ABO se evaluaron mediante regresión logística ajustada por edad, sexo y factor Rh. Los valores de p fueron bilaterales y la significación estadística se estableció en p <0,167 para cada una de las 3 comparaciones primarias. La significación estadística se estableció en P = 0,006 para la evaluación de los OR porque cada conjunto se sometió a 9 comparaciones. Los datos se analizaron desde el 20 de noviembre de 2020 hasta el 26 de febrero de 2021.

Resultados: Se incluyó en el estudio a un total de 107.796 individuos (edad media [DE], 42,0 [17,8] años; 82.875 [76,9%] mujeres) a quienes se les había realizado la prueba de infección por SARS-CoV-2. Otras características demográficas de la población estudiada y asociaciones de grupos sanguíneos ABO se muestran en la Tabla 1. Entre los individuos con COVID-19, la hospitalización se asoció con el sexo masculino (1.165 hombres [50,1%] hospitalizados frente a 1.871 hombres [20,5%] no hospitalizados) y edad (edad media [DE] entre los pacientes hospitalizados, 57,0 [18,1] años frente a 41,4 [14,9] años entre los no hospitalizados). La admisión a una UCI también se asoció con el sexo masculino (426 hombres [61,8%] ingresados en UCI frente a 725 hombres [44,8%] no ingresados) y la edad (edad media [DE] entre los pacientes ingresados en UCI, 60,7 [158] años vs. 55,4 [18,8] años en pacientes no ingresados).

La raza no blanca, que incluía afroamericanos, indios americanos o nativos de Alaska, nativos de Hawái o de las islas del Pacífico, asiáticos y desconocidos o que se negaron a responder, se asoció con la positividad viral (1.592 individuos [13,9%] con resultados positivos frente a 6.610 individuos [ 6,9%] con resultados negativos) y hospitalización (556 pacientes [23,9%] hospitalizados frente a 1.036 individuos [11,3%] no hospitalizados). El tipo de sangre no se asoció con la susceptibilidad o la gravedad de la enfermedad, incluida la positividad viral, la hospitalización o el ingreso a la UCI (Tabla 1). En comparación con la sangre tipo O, el tipo A no se asoció con una mayor positividad viral (OR, 0,97 [IC 95%, 0,93-1,01]; P = 0,11), hospitalización (OR, 0,89 [IC 95%, 0,80-0,99]; P = 0,03), o ingreso en UCI (OR, 0,84 [IC 95%, 0,69-1,02]; p = 0,08) (tabla 2). De manera similar, los tipos B y AB no se asociaron con peores resultados que el tipo O. Los análisis restringidos a la raza blanca produjeron resultados similares (Tabla 2).

Discusión: Con informes contrastantes de China, 1 Europa2,3, Boston4, Nueva York5, y otros lugares6, nos embarcamos en un gran estudio prospectivo de casos y controles que incluyó a más de 11.000 personas que se infectaron recientemente con SARS-CoV-2, y no encontramos asociaciones ABO con la susceptibilidad o la gravedad de la enfermedad. Los tamaños de muestra más pequeños y la naturaleza observacional retrospectiva de muchos estudios previos, además de su sorprendente heterogeneidad de asociaciones ABO con la susceptibilidad y la gravedad de la enfermedad, podrían deberse a variaciones fortuitas, sesgo de publicación, diferencias en los antecedentes genéticos, geografía y medio ambiente, y virus. El gen ABO es altamente polimórfico y los grupos sanguíneos ABO se distribuyen de manera diferente entre ancestros y geografías. Las diferentes susceptibilidades a la enfermedad podrían deberse a anticuerpos naturales o efectos protrombóticos con el no grupo O 6. La población de Utah está dominada por la ascendencia del norte de Europa, con una contribución minoritaria de hispanos / latinx y otras etnias. Sin embargo, nuestros resultados son similares entre los individuos solamente de raza blanca.

Dada la naturaleza amplia y prospectiva de nuestro estudio y sus resultados fuertemente nulos, creemos que las asociaciones importantes de SARS-CoV-2 y COVID-19 con grupos ABO son poco probables y no son factores útiles asociados con la susceptibilidad o la gravedad de la enfermedad en un nivel individual o de población para entornos y ancestros similares. Se requieren estudios adicionales, estrechamente controlados por genética, geografía y cepa viral, antes de aceptar el grupo sanguíneo como un determinante de predisposición o gravedad de COVID-19.