Vegetarianos y riesgo de cardiopatía isquémica

Los vegetarianos tiene un menor riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca isquémica que los que comen carne. La diferencia probablemente se debe a que  tienen niveles más bajos de colesterol no-HDL y menor presión arterial sistólica.

Am J Clin Nutr, 30/01/2013 “Risk of hospitalization or death from ischemic heart disease among British vegetarians and nonvegetarians: results from the EPIC-Oxford cohort study”.

Pocos estudios prospectivos previos han examinado las diferencias en el riesgo de incidencia de cardiopatía isquémica (CI) entre vegetarianos y no vegetarianos. El objetivo de este estudio prospectivo fue examinar la asociación de una dieta vegetariana con el riesgo de incidente (fatal y no fatal) de CI. Diseño: Un total de 44.561 hombres y mujeres que viven en Inglaterra y Escocia, que fueron incluidos en el estudio European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC)–Oxford sobre cáncer y nutrición (EPIC)-Oxford estudio, de los cuales el 34% consumía una dieta vegetariana al inicio del estudio. Los casos nuevos de CI fueron identificados a través de la vinculación con los registros hospitalarios y certificados de defunción. Los lípidos séricos y las mediciones de presión arterial estaban disponibles para 1519 no casos, que fueron adaptados a casos de cardiopatía isquémica por sexo y edad. El riesgo de CI por estado vegetariano se estimó mediante modelos multivariados de riesgos proporcionales de Cox. Resultados: Tras un seguimiento medio de 11,6 años, hubo 1.235 casos de cardiopatía isquémica (1.066 hospitalizaciones y 169 muertes). En comparación con los no vegetarianos, los vegetarianos tenían un menor índice de masa corporal media [en kg/m2; -1,2 (IC del 95%: -1,3, -1,1)], concentración de colesterol no HDL [-0,45 (IC del 95%: -0,60, -0,30 ) mmol / L] y presión arterial sistólica [-3,3 (IC del 95%: -5,9, -0,7) mm Hg]. Los vegetarianos tenían un riesgo 32% menor (HR: 0,68, IC 95%: 0,58 a 0,81) de CI que los no vegetarianos, que fue sólo ligeramente atenuada después del ajuste para el IMC y no difirieron significativamente según el sexo, edad, índice de masa corporal, tabaquismo o la presencia de factores de riesgo de cardiopatía isquémica. Los autores concluyen que el consumo de una dieta vegetariana se asoció con un menor riesgo de CI, un hallazgo que es probablemente mediado por las diferencias en el colesterol no-HDL y la presión arterial sistólica.