Utilidad de la nilvadipina en la enfermedad de Alzheimer de leve a moderada

Utilidad de la nilvadipina en la enfermedad de Alzheimer de leve a moderada

Los resultados no sugieren el beneficio de la nilvadipina como tratamiento en una población que abarca la enfermedad de Alzheimer de leve a moderada.

PLOS medicine, 24/09/2018“Nilvadipine in mild to moderate Alzheimer disease: A randomised controlled trial”

https://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1002660

 

Este estudio informa sobre los hallazgos del primer ensayo clínico a gran escala desarrollado por un investigador de Fase III para disminuir la tasa de deterioro cognitivo en la enfermedad de Alzheimer con un bloqueador de los canales de calcio dihidropiridina (DHP), nilvadipina. La nilvadipina, con licencia para tratar la hipertensión, reduce la producción de amiloide, aumenta el flujo sanguíneo cerebral regional y ha demostrado actividad antiinflamatoria y anti-tau en estudios preclínicos, propiedades que podrían tener efectos modificadores de la enfermedad para la enfermedad de Alzheimer. El objetivo fue determinar si la nilvadipina fue eficaz para disminuir el deterioro cognitivo en sujetos con enfermedad de Alzheimer de leve a moderada.

Métodos y hallazgos: NILVAD fue un ensayo doble ciego, aleatorizado, controlado por placebo, de 18 meses, que asignó al azar a participantes entre el 15 de mayo de 2013 y el 13 de abril de 2015. El estudio se realizó en 23 centros académicos en nueve países europeos. De los 577 participantes seleccionados, 511 fueron elegibles y se asignaron al azar (258 a placebo, 253 a nilvadipina). Los participantes tomaron una cápsula del tratamiento de prueba una vez al día después del desayuno durante 78 semanas. Los participantes tenían más de 50 años y cumplían con National Institute of Neurological and Communicative Disorders and Stroke/Alzheimer’s disease Criteria (NINCDS-ADRDA) para el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer probable, con una puntuación en el Examen Estandarizado de Estado Mental (SMMSE) de ≥12 y < 27. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a 8 mg de nilvadipina de liberación sostenida o placebo emparejado. El resultado primario definido a priori fue la progresión en la subescala cognitiva 12 (ADAS-Cog 12) de la Escala de evaluación de la enfermedad de Alzheimer en la población con intención de tratar (mITT) modificada (n = 498), con la suma de la Escala de clasificación de demencia clínica recuadros (CDR-sb) como un resultado co-primario cerrado, elegible para ser promovido a un punto final primario condicional a un efecto significativo en el ADAS-Cog 12. El conjunto de análisis tenía una edad media de 73 años y el 62% eran mujeres. Las características específicas demográficas de base y de la enfermedad de Alzheimer fueron similares entre los grupos de tratamiento, con una media informada de 1,7 años desde el diagnóstico y una SMMSE media de 20,4. Los análisis primarios preespecificados no mostraron ningún beneficio de tratamiento para la nilvadipina en el resultado co-primario (p = 0,465). La disminución desde el inicio en ADAS-Cog 12 con placebo fue de 0,79 (IC del 95%, −0,07–1,64) a las 13 semanas, 6,41 (5,33 a 7,49) a las 52 semanas y 9,63 (8,33 a 10,93) a las 78 semanas y con nilvadipina. 0,88 (0,02–1,74) a las 13 semanas, 5,75 (4,66–6,85) a las 52 semanas, y 9,41 (8,09–10,73) a las 78 semanas. Los análisis exploratorios de los resultados secundarios planificados no mostraron efectos sustanciales, incluso en la CDR-sb o la Evaluación de la Discapacidad para la Demencia. La nilvadipina parecía ser segura y bien tolerada. La mortalidad fue similar entre los grupos (3 con nilvadipina, 4 con placebo); se observaron recuentos más altos de eventos adversos (AA) con nilvadipina (1.129 versus 1.030) y eventos adversos graves (SAE; 146 frente a 101). Hubo 14 retiradas debido a EA. Las principales limitaciones de este estudio fueron que los sujetos ya tenían demencia establecida y la probabilidad de que se incluyeran sujetos sin Alzheimer debido a la falta de confirmación de biomarcadores de la presencia de amiloide cerebral.

Conclusiones: Los resultados no sugieren el beneficio de la nilvadipina como tratamiento en una población que abarca la enfermedad de Alzheimer de leve a moderada.