Utilidad, adecuación y contenido de las e-consultas en subespecialidades médicas

Utilidad, adecuación y contenido de las e-consultas en subespecialidades médicas

Las nuevas métricas propuestas para evaluar la idoneidad y la utilidad de las consultas electrónicas proporcionan una visión significativa de la práctica, proporcionan una base para poder comparar futuros estudios en otros entornos, y sugieren áreas para mejorar el uso de recursos y la atención al paciente.


Las consultas electrónicas (e-consultas) pueden facilitar el acceso del paciente a especialistas, minimizar los viajes y reducir las visitas innecesarias en persona. Sin embargo, faltan métricas para permitir el estudio de consultas electrónicas y su efecto sobre los procesos y la atención al paciente.

Objetivo: Evaluar las métricas novedosas de e-consulta de adecuación y utilidad.
Diseño: Estudio de cohorte retrospectivo.

Ámbito: Clínicas de atención primaria y especializada en 2 grandes hospitales universitarios y 2 comunitarios de un sistema de salud integrado.

Participantes: Pacientes con e-consultas a 5 especialidades (hematología, enfermedades infecciosas, dermatología, reumatología y psiquiatría) entre octubre de 2017 y noviembre de 2018.

Mediciones: La idoneidad de las consultas de la e-consulta se evaluó mediante la revisión de los registros médicos y se definió como el cumplimiento de los siguientes 4 criterios: no se puede responder mediante el resumen de las fuentes basadas en evidencia (“point-of-care resource test”), no solicitando solo información administrativa (logística), teniendo la urgencia clínica adecuada y teniendo la complejidad adecuada del paciente. El acuerdo entre evaluadores en las evaluaciones de la adecuación de la e-consulta se evaluó mediante la estadística κ. La utilidad de las e-consultas se evaluó por la tasa de visitas evitadas (VE), definida por la ausencia de una visita en persona a la misma especialidad dentro de los 120 días.

Resultados: En total, fueron realizadas 1.096 e-consultas elegibles por 1.096 proveedores referentes a 121 consultores especialistas. Las consultas se caracterizaron como diagnósticas, terapéuticas, para la educación del proveedor o a solicitud del paciente. La mayoría de las consultas fueron respondidas en el plazo de 1 día, con variación entre las especialidades (73,1% para psiquiatría a 87,8% para enfermedades infecciosas). En general, el 70,2% de las consultas electrónicas cumplieron los 4 criterios de adecuación; la frecuencia de los criterios no satisfechos variaba entre las especialidades. Los evaluadores acordaron la idoneidad del 94% de las consultas electrónicas (κ = 0,57 [IC 95%, 0,36 a 0,79]), lo que indica un acuerdo moderado. La tasa general de VE en las 5 especialidades fue del 81,2%; la tasa más alta fue en psiquiatría (92,6%) y la más baja en dermatología (61,9%).

Limitación: Se desconocen los resultados de la generalización fuera de un único sistema de salud integrado, donde los proveedores solicitantes y consultores comparten un registro de salud electrónico común.

Conclusión: Las nuevas métricas para evaluar la idoneidad y la utilidad de las consultas electrónicas proporcionan una visión significativa de la práctica, proporcionan una base para comparar en futuros estudios en otros entornos y sugieren áreas para mejorar el uso de recursos y la atención al paciente.

Fuente de financiación primaria: Ninguna.