Uso de bloqueadores β en el embarazo y riesgo de malformaciones congénitas

Uso de bloqueadores β en el embarazo y riesgo de malformaciones congénitas

Los resultados sugieren que el uso materno de β-bloqueadores en el primer trimestre no se asocia con un importante riesgo de malformaciones generales o malformaciones cardíacas, independientemente de los factores de confusión medidos.

Ann Intern Med, 16/10/2018β-Blocker Use in Pregnancy and the Risk for Congenital Malformations: An International Cohort Study”

 

Los bloqueadores beta son una clase de medicamentos antihipertensivos que se usan comúnmente en el embarazo.

Objetivo: Estimar los riesgos de malformaciones congénitas mayores asociadas con la exposición durante el primer trimestre a los bloqueadores beta.

Diseño: Estudio de cohorte.

Ámbito: Registros de salud en los 5 países nórdicos y en la base de datos de Medicaid de EE. UU.

Participantes: Embarazadas con diagnóstico de hipertensión y su descendencia.

Mediciones: Se evaluó la exposición del primer trimestre a los bloqueadores beta. Los resultados fueron cualquier malformación congénita importante, malformaciones cardíacas, labio leporino o paladar hendido, y malformaciones del sistema nervioso central (SNC). Se utilizó la estratificación de la puntuación de tendencia para controlar posibles factores de confusión.

Resultados: De 3.577 mujeres con embarazos hipertensos en la cohorte nórdica y 14.900 en la cohorte de los EE. UU., 682 (19,1%) y 1.668 (11,2%), respectivamente, fueron expuestas a bloqueadores beta en el primer trimestre. El riesgo relativo ajustado combinado (RR) y la diferencia de riesgo por 1000 personas expuestas (RD1000) asociadas con bloqueadores beta fueron 1.07 (IC del 95%, 0.89 a 1.30) y 3.0 (IC, −6.6 a 12.6), respectivamente, para cualquier malformación importante; 1.12 (IC, 0.83 a 1.51) y 2.1 (IC, −4.3 a 8.4) para cualquier malformación cardíaca; y 1.97 (IC, 0.74 a 5.25) y 1.0 (IC, −0.9 a 3.0) para labio leporino o paladar hendido. Para las malformaciones del SNC, el RR ajustado fue de 1.37 (IC, 0.58 a 3.25) y el RD1000 fue de 1.0 (IC, -2.0 a 4.0) (basado solo en los datos de cohorte de los EE. UU.).

Limitación: El análisis se limitó a los nacidos vivos, la exposición se basó en la medicación dispensada y las malformaciones del labio leporino y paladar hendido tuvieron pocos resultados.

Conclusión: Los resultados sugieren que el uso materno de β-bloqueadores en el primer trimestre no se asocia con un gran aumento en el riesgo de malformaciones generales o malformaciones cardíacas, independientemente de los factores de confusión medidos.

Fuente de financiación primaria: El Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health y la Human Development and the Söderström König Foundation.