Tratamientos para déficits motores postictus y trastornos del estado de ánimo

Tratamientos para déficits motores postictus y trastornos del estado de ánimo

El entrenamiento cardiorrespiratorio, el entrenamiento de tareas repetitivas y la estimulación transcraneal de corriente continua pueden mejorar las actividades de la vida diaria en adultos con accidente cerebrovascular. La terapia cognitiva conductual, el ejercicio y los ISRS pueden reducir los síntomas de la depresión posterior al accidente cerebrovascular.


La rehabilitación temprana después del accidente cerebrovascular es esencial para ayudar a reducir la discapacidad.

Propósito: Resumir la evidencia sobre los beneficios y los daños de los tratamientos no farmacológicos y farmacológicos para los déficits motores y los trastornos del estado de ánimo en adultos que han sufrido un accidente cerebrovascular.

Fuentes de datos: Búsquedas en inglés de múltiples bases de datos electrónicas desde abril de 2009 hasta julio de 2018; búsquedas dirigidas hasta diciembre de 2018 para estudios con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) o inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina.

Selección de estudios: 19 revisiones sistemáticas y 37 ensayos controlados aleatorios que abordan terapias para los déficits motores o trastornos del estado de ánimo en adultos con accidente cerebrovascular.

Extracción de datos: Un investigador resumió los datos, y un segundo investigador verificó la calidad y la evaluación GRADE.

Síntesis de datos: La mayoría de las intervenciones (por ejemplo, ISRS, práctica mental, terapia de espejo) no mejoraron la función motora. La evidencia de alta calidad no apoyó el uso de fluoxetina para mejorar la función motora. Evidencia de calidad moderada apoyó el uso del entrenamiento cardiorrespiratorio para mejorar la velocidad máxima de caminata, y el entrenamiento de tareas repetitivas o la estimulación transcraneal de corriente continua para mejorar las actividades de la vida diaria (AVD). Evidencia de baja calidad apoyó el uso del entrenamiento de brazo robótico para mejorar las AVD. Evidencia de baja calidad indicó que los antidepresivos pueden reducir la depresión, mientras que la frecuencia y la gravedad de los efectos adversos relacionados con los antidepresivos no estaban claras. Evidencia de baja calidad sugiere que la terapia cognitiva conductual y el ejercicio, incluido el ejercicio mente-cuerpo, pueden reducir los síntomas de depresión y ansiedad.

Limitación: Los estudios fueron de baja calidad, las intervenciones y los comparadores fueron heterogéneos, y la evidencia sobre los daños fue escasa.

Conclusión: El entrenamiento cardiorrespiratorio, el entrenamiento de tareas repetitivas y la estimulación transcraneal de corriente continua pueden mejorar las actividades de la vida diaria en adultos con accidente cerebrovascular. La terapia cognitiva conductual, el ejercicio y los ISRS pueden reducir los síntomas de la depresión posterior al accidente cerebrovascular, pero no tiene apoyo el uso de los ISRS para prevenir la depresión o mejorar la función motora.

Fuente de financiación primaria: U.S. Department of Veterans Affairs, Veterans Health Administration.