Toxina botulínica para la prevención de la migraña en adultos

Toxina botulínica para la prevención de la migraña en adultos

En la migraña crónica, la toxina botulínica tipo A puede reducir el número de días de migraña en 2 por mes en comparación con el tratamiento con placebo. Los eventos adversos no serios probablemente fueron experimentados por 60/100 participantes en el grupo tratado en comparación con 47/100 en el grupo placebo. En las personas con migraña episódica, seguimos sin saber si este tratamiento es o no efectivo porque la calidad de esta evidencia es limitada y muy baja. Un mejor informe de las medidas de resultado en los ensayos publicados proporcionaría una base de evidencia más completa sobre la cual sacar conclusiones.

Rev. Cochrane, 25/06/2018“Botulinum toxins for the prevention of migraine in adults”

http://cochranelibrary-wiley.com/doi/10.1002/14651858.CD011616.pub2/full

La migraña ocurre en alrededor del 15% de los adultos y se clasifica como la séptima enfermedad más incapacitante entre todas las enfermedades a nivel mundial. A pesar de los tratamientos disponibles, muchas personas sufren ataques prolongados y frecuentes que tienen un gran impacto en su calidad de vida. La migraña crónica se define como 15 o más días de dolor de cabeza por mes, de los que al menos ocho de esos días tienen migraña. Las personas con migraña episódica tienen menos de 15 días de dolor de cabeza por mes. La toxina botulínica tipo A ha sido autorizada en algunos países para el tratamiento de la migraña crónica, debido a los resultados de solo dos ensayos.

Objetivos: Evaluar los efectos de las toxinas botulínicas versus placebo o tratamiento activo para la prevención o reducción de la frecuencia de la migraña crónica o episódica en adultos.

La revisión Cochrane concluye:

En la migraña crónica, la toxina botulínica tipo A puede reducir el número de días de migraña por mes en 2 días en comparación con el tratamiento con placebo. Los eventos adversos no serios probablemente fueron experimentados por 60/100 participantes en el grupo tratado en comparación con 47/100 en el grupo placebo.

Para las personas con migraña episódica, seguimos sin saber si este tratamiento es o no efectivo porque la calidad de esta evidencia es limitada y muy baja. Un mejor informe de las medidas de resultado en los ensayos publicados proporcionaría una base de evidencia más completa sobre la cual sacar conclusiones.