Tendencias mundiales en la actividad física insuficiente entre los adolescentes

Tendencias mundiales en la actividad física insuficiente entre los adolescentes

Prevalencia de actividad física insuficiente entre adolescentes escolares de 11 a 17 años, por sexo y región, 2001 y 2016.

El 81% de los adolescentes (de 11-17 años) tienen una actividad física insuficiente. Se necesita una ampliación urgente de la implementación de políticas y programas efectivos conocidos para aumentar la actividad en los adolescentes. La inversión y el liderazgo en todos los niveles para intervenir en las múltiples causas e inequidades que podrían perpetuar la baja participación en la actividad física y las diferencias de sexo, así como la participación de los propios jóvenes, serán vitales para fortalecer las oportunidades de actividad física en todas las comunidades.


La actividad física tiene muchos beneficios para la salud de los jóvenes. En 2018, la OMS lanzó More Active People for a Healthier World (Más personas activas para un mundo más saludable), una nueva acción global sobre la actividad física, que incluye nuevos objetivos de una reducción relativa del 15% en la prevalencia global de actividad física insuficiente para 2030 entre adolescentes y adultos. Describimos la prevalencia actual y las tendencias de actividad física insuficiente entre los adolescentes en edad escolar de 11 a 17 años por país, región y a nivel mundial.

Métodos: Hicimos un análisis agrupado de datos de encuestas transversales que se recogieron mediante muestreo aleatorio con un tamaño de muestra de al menos 100 individuos, que eran representativos de una población nacional o subnacional definida, y reportaron la prevalencia de actividad física insuficiente por sexo en adolescentes. La prevalencia tuvo que ser reportada en al menos tres de los años dentro del rango de edad de 10-19 años. Estimamos la prevalencia de actividad física insuficiente en adolescentes escolares de 11 a 17 años (combinados y por sexo) para países individuales, para cuatro grupos de ingresos del Banco Mundial, nueve regiones y a nivel mundial para los años 2001-16. Para derivar una definición estándar de actividad física insuficiente y ajustar la cobertura de la encuesta solo urbana, utilizamos modelos de regresión. Estimamos las tendencias temporales utilizando modelos de efectos mixtos multinivel.

Resultados: Utilizamos datos de 298 encuestas escolares de 146 países, territorios y áreas, incluidos 1,6 millones de estudiantes de 11 a 17 años. A nivel mundial, en 2016, el 81,0% (intervalo de incertidumbre del 95% 77,8–87,7) de los estudiantes de 11 a 17 años tenían una actividad física insuficiente (77,6% [76,1–80,4] de los niños y el 84,7% [83,0–88,2] de las niñas). Aunque la prevalencia de actividad física insuficiente disminuyó significativamente entre 2001 y 2016 para los niños (del 80,1% [78,3–81,6] en 2001), no hubo cambios significativos para las niñas (del 85,1% [83,1 –88,0] en 2001). No hubo un patrón claro según el grupo de ingresos del país: la prevalencia de actividad insuficiente en 2016 fue del 84,9% (82,6–88,2) en países de bajos ingresos, del 79,3% (77,2–87,5) en países de ingresos medios bajos, del 83,9% (79,5-89,2) en países de ingresos medios-altos y del 79,4% (74,0-86,2) en países de ingresos altos. La región con la mayor prevalencia de actividad insuficiente en 2016 fue Asia Pacífico de altos ingresos tanto para niños (89,0%, 62,8–92,2) como para niñas (95,6%, 73,7–97,9). Las regiones con la prevalencia más baja fueron los países occidentales de altos ingresos para niños (72,1%, 71,1–73,6) y el sur de Asia para niñas (77,5%, 72,8–89,3). En 2016, 27 países tenían una prevalencia de actividad insuficiente del 90% o más para las niñas, mientras que este era el caso de 2 países para los niños.

Interpretación: La mayoría de los adolescentes no cumplen con las pautas actuales de actividad física. Se necesita una ampliación urgente de la implementación de políticas y programas efectivos conocidos para aumentar la actividad en los adolescentes. La inversión y el liderazgo en todos los niveles para intervenir en las múltiples causas e inequidades que podrían perpetuar la baja participación en la actividad física y las diferencias de sexo, así como la participación de los propios jóvenes, serán vitales para fortalecer las oportunidades de actividad física en todas las comunidades. Dicha acción mejorará la salud de esta y las futuras generaciones jóvenes y apoyará el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Fondos: OMS.