Tabaquismo materno durante el embarazo y fracturas en la descendencia

Tabaquismo materno durante el embarazo y fracturas en la descendencia

Tasas de incidencia estandarizadas de fracturas por edad alcanzada en descendientes expuestos y no expuestos al tabaquismo materno durante el embarazo. Las tasas de incidencia (por 1000 personas años) están estandarizadas por año calendario de nacimiento y estratificadas por edad alcanzada. Las tasas de incidencia (intervalos de confianza del 95%) de fracturas en la descendencia son para aquellas cuyas madres fumaron y no fumaron durante el embarazo

La exposición prenatal al tabaquismo materno se asocia con una mayor tasa de fracturas durante el primer año de vida, pero no parece tener una influencia en las fracturas posteriores en la infancia y hasta la edad adulta temprana.


Objetivo: Estudiar el impacto del tabaquismo materno durante el embarazo en las fracturas en la descendencia durante las diferentes etapas de desarrollo de la vida.

Diseño: Estudio de cohorte de nacimiento basado en el registro nacional con un diseño de comparación entre hermanos.

Emplazamiento: Suecia.

Participantes: 1.680.307 personas nacidas en Suecia entre 1983 y 2000 de mujeres que fumaron (n = 377.367, 22.5%) y no fumaron (n = 1.302.940) al comienzo del embarazo. El seguimiento fue hasta el 31 de diciembre de 2014.

Medida de resultado principal: Fracturas por edad alcanzada hasta 32 los años.
Resultados: Durante una mediana de seguimiento de 21.1 años, se observaron 377.970 fracturas (la tasa de incidencia general de fractura estandarizada por año de calendario de nacimiento fue de 11.8 por 1000 personas años). La asociación entre el tabaquismo materno durante el embarazo y el riesgo de fractura en la descendencia difiere según la edad alcanzada. El tabaquismo materno se asoció con una mayor tasa de fracturas en la descendencia antes de 1 año de edad en toda la cohorte (las tasas de fracturas estandarizadas por año de nacimiento en las personas expuestas y no expuestas al tabaquismo materno fueron 1.59 y 1.28 por 1000 personas años, respectivamente). Después del ajuste por posibles factores de confusión, la razón de riesgo para el tabaquismo materno en comparación con el no fumar fue de 1,27 (intervalo de confianza del 95%: 1,12 a 1,45). Esta asociación siguió un patrón dependiente de la dosis (en comparación con no fumar, las razones de riesgo para 1-9 cigarrillos/día y ≥10 cigarrillos/día fueron 1.20 (intervalo de confianza del 95%: 1.03 a 1.39) y 1.41 (1.18 a 1.69), respectivamente) y persistió en las comparaciones entre hermanos aunque con intervalos de confianza más amplios (en comparación con no fumar, 1.58 (1.01 a 2.46)). El tabaquismo materno durante el embarazo también se asoció con una mayor incidencia de fracturas en la descendencia de 5 a 32 años en análisis de cohorte completa, pero estas asociaciones no siguieron un gradiente dependiente de la dosis. En los análisis dentro de la hermandad, que controla la confusión por factores familiares compartidos medidos y no medidos, las estimaciones puntuales correspondientes fueron casi nulas. El tabaquismo materno no se asoció con el riesgo de fractura en la descendencia entre las edades de 1 y 5 años en ninguno de los modelos.

Conclusión: La exposición prenatal al tabaquismo materno se asocia con una mayor tasa de fracturas durante el primer año de vida, pero no parece tener una influencia biológica duradera en las fracturas posteriores en la infancia y hasta la edad adulta temprana.