Tabaco y mortalidad: Tal vez hayamos subestimado sus riesgos

Una parte sustancial del exceso de mortalidad entre los fumadores actuales entre 2000 y 2011 se debió a las asociaciones con enfermedades que no habían sido establecidas formalmente como causadas por el tabaquismo. Estas asociaciones deben investigarse más a fondo y, en su caso, tenerlas en cuenta cuando se investiga la carga de mortalidad por el tabaco.

N Eng J Med, 12/02/2015 “Smoking and Mortality — Beyond Established Causes”

La mortalidad entre los fumadores actuales es de 2 a 3 veces más alta que entre las personas que nunca han fumado. La mayor parte de este exceso de mortalidad se cree que es explicada por 21 enfermedades comunes que se han establecido formalmente como causadas por el consumo de cigarrillos, y se incluyen en los cálculos oficiales de la mortalidad atribuible al tabaquismo en los Estados Unidos. Sin embargo, si el fumar causa enfermedades adicionales, estas estimaciones oficiales pueden subestimar significativamente el número de muertes atribuibles al tabaco. Métodos: Se agruparon los datos de cinco estudios de cohorte contemporáneos estadounidenses, con 421.378 hombres y 532.651 mujeres de 55 años de edad o más. Los participantes fueron seguidos desde el 2000 hasta el 2011, y se calcularon los riesgos relativos y los intervalos de confianza del 95% con el uso de modelos de Cox de riesgos proporcionales, ajustando por edad, raza, nivel de estudios, consumo diario de alcohol y de cohorte. Resultados: Durante el período de seguimiento, hubo 181.377 muertos, entre ellos 16.475 entre los fumadores actuales. En general, aproximadamente el 17% del exceso de mortalidad entre los fumadores actuales se debió a las asociaciones con causas que no están establecidas actualmente como atribuibles al tabaquismo. Estas asociaciones entre el tabaquismo comprenden las muertes por insuficiencia renal (riesgo relativo, 2,0; intervalo de confianza del 95% [IC]: 1.7 a 2.3), isquemia intestinal (riesgo relativo, 6,0; IC del 95%, 4.5 a 8.1), cardiopatía hipertensiva (riesgo relativo, 2,4; IC del 95%, 1,9-3,0), infecciones (riesgo relativo, 2,3; IC del 95%, 2,0-2,7), diversas enfermedades respiratorias (riesgo relativo, 2,0; IC del 95%, 1,6 a 2,4), cáncer de mama (riesgo relativo, 1,3; IC del 95%, 1,2 a 1,5), y el cáncer de próstata (riesgo relativo, 1,4; IC del 95%, 1,2 a 1,7). Entre los ex fumadores, el riesgo relativo de cada uno de estos resultados se redujo a medida que aumentó el número de años desde que dejó de fumar. Conclusiones: Una parte sustancial del exceso de mortalidad entre los fumadores actuales entre 2000 y 2011 se debió a las asociaciones con enfermedades que no habían sido establecidas formalmente como causadas por el tabaquismo. Estas asociaciones deben investigarse más a fondo y, en su caso, tenerlas en cuenta cuando se investiga la carga de mortalidad por el tabaco. Financiación: Sociedad Americana del Cáncer.)