Suplementos prenatales de ácidos grasos n-3 y parto prematuro

Suplementos prenatales de ácidos grasos n-3 y parto prematuro

La suplementación con ácidos grasos poliinsaturados n-3 de cadena larga desde el embarazo temprano (<20 semanas de gestación) hasta las 34 semanas de gestación no da como resultado una menor incidencia de parto prematuro o mayor incidencia de intervenciones en partos postérmino, respecto de los controles.

Estudios anteriores han sugerido que la suplementación materna con ácidos grasos poliinsaturados n-3 de cadena larga pueden reducir la incidencia del parto prematuro pero también pueden prolongar la gestación más allá del término; sin embargo, se necesitan más datos sobre el papel de los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga n-3 en el embarazo.

Métodos: Realizamos un ensayo multicéntrico, doble ciego, aleatorizado en el que las mujeres embarazadas con fetos únicos o múltiples fueron asignadas a recibir cápsulas de aceite de pescado que contenían 900 mg de ácidos grasos poliinsaturados n-3 de cadena larga (grupo n-3 ) o cápsulas de aceite vegetal que contenían trazas de ácidos grasos poliinsaturados n-3 de cadena larga (grupo control) diariamente, comenzando antes de las 20 semanas de gestación y continuando hasta las 34 semanas de gestación o parto, lo que ocurriera primero. El resultado primario fue el parto prematuro temprano, definido como el parto antes de las 34 semanas completas de gestación. También se evaluaron otros resultados de embarazo y neonatales.

Resultados: Un total de 5.544 embarazos en 5.517 mujeres fueron asignadas al azar en seis centros en Australia; se incluyeron 5.486 embarazos en el análisis primario. El parto prematuro ocurrió en 61 de 2.734 embarazos (2.2%) en el grupo n-3 y 55 de 2.752 embarazos (2.0%) en el grupo control; la diferencia entre grupos no fue significativa (riesgo relativo ajustado, 1.13; intervalo de confianza [IC] del 95%, 0.79 a 1.63; p = 0.50). No hubo diferencias significativas entre los grupos en la incidencia de intervenciones en partos post-término (> 41 semanas de gestación), en eventos adversos, o en otro embarazo o resultados neonatales, excepto que un mayor porcentaje de bebés nacidos de mujeres en el grupo n-3 que en el grupo control fue muy grande para la edad gestacional al nacer (riesgo relativo ajustado, 1,30; IC 95%, 1,02 a 1,65). Los porcentajes de eventos adversos graves no difirieron entre los grupos. Se informaron con mayor frecuencia alteraciones gastrointestinales menores en el grupo n-3 que en el grupo control.

Conclusiones: La suplementación con ácidos grasos poliinsaturados n-3 de cadena larga desde el embarazo temprano (<20 semanas de gestación) hasta las 34 semanas de gestación no dan como resultado una menor incidencia de parto prematuro o mayor incidencia de intervenciones en partos postérmino, respecto de los controles (financiado por la Australian National Health and Medical Research Council and the Thyne Reid Foundation).