Supervivencia tras trasplante renal en pacientes obesos

Los pacientes con insuficiencia renal obesos que tienen un IMC menor de 40 kg/m2 obtienen el mismo beneficio de supervivencia global del trasplante renal que los pacientes no obesos. Los hallazgos del estudio sugieren que los pacientes obesos deben tener el mismo acceso a los riñones de donantes que otros pacientes.

Am J Transplant, 25/07/2013 “The Survival Benefit of Kidney Transplantation in Obese Patients”

Los pacientes obesos tienen un riesgo menor de muerte en la diálisis, pero un aumento del riesgo de muerte después del trasplante, y puede derivar un beneficio de supervivencia menor del trasplante. Utilizando los datos de los Estados Unidos entre 1995 y 2007 y análisis multivariados de riesgos no proporcionales, se determinó el riesgo relativo de muerte en los receptores de trasplante agrupados por índice de masa corporal (IMC) en comparación con la lista de espera los candidatos con el mismo índice de masa corporal (n = 208.498 ). Un año después del trasplante, el beneficio en la supervivencia de los trasplantes varío según el IMC: los criterios estándar del donante del trasplante se asoció con una reducción del 48% en el riesgo de muerte en pacientes con IMC ≥ 40 kg/m2 pero una reducción ≥ 66% en pacientes con IMC <40 kg/m2. El trasplante de donante vivo se asoció con reducción ≥ 66% en el riesgo de muerte en todos los grupos de IMC. En los análisis de subgrupos, el trasplante de cualquier fuente de donante se asoció con un beneficio de supervivencia en pacientes con obesidad ≥ 50 años y pacientes diabéticos, aunque no fue demostrado un beneficio de supervivencia en pacientes de raza negra con un IMC ≥ 40 kg/m2. Aunque la mayoría de los pacientes obesos seleccionados para trasplante obtienen un beneficio de supervivencia, el beneficio es menor cuando el IMC es ≥ 40 kg/m2, e incierto en pacientes de raza negra con un IMC ≥ 40 kg/m2.