Riesgos para la salud a medio y largo plazo en los donantes vivos de riñón: revisión sistemática y metanálisis

Riesgos para la salud a medio y largo plazo en los donantes vivos de riñón: revisión sistemática y metanálisis

L0060508 Kidney donor cards, England, 1971-1981 Credit: Science Museum, London. Wellcome Images images@wellcome.ac.uk http://wellcomeimages.org Organ transplants are the best treatment for those with organ failure. Kidney donor cards, like this one, were introduced in the United Kingdom in 1971. There was and still is a shortage of donor organs and supplying the demand relies upon voluntary donations. The cards were made to be carried by donors as evidence that they were willing to donate their kidneys should they, for example, be killed in an accident. In 1981, the kidney donor cards were changed to include other organs such as the heart, liver, cornea and pancreas. The wishes of the 15.1 million donors in the United Kingdom are recorded on the National Health Service (NHS) Organ Donor Register, set up in 1994. There have long been calls to increase the numbers of potential donors by introducing an ‘opt-out’ scheme to replace the ‘opt-in’ system that exists at the moment. maker: Unknown maker Place made: England, United Kingdom made: 1971-1981 Published: - Copyrighted work available under Creative Commons Attribution only licence CC BY 4.0 http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/

A pesar de que la donación de riñón vivo está asociada con mayor riesgo relativo de enfermedad renal terminal (ERT) y preeclampsia (mujeres), el riesgo absoluto de estos resultados sigue siendo bajo. En comparación con las poblaciones no donantes, los donantes vivos de riñón no tienen un mayor riesgo de otras enfermedades crónicas importantes, como la diabetes tipo 2, o de resultados psicosociales adversos.

Ann Intern Med, 30/01/2018 “Mid- and Long-Term Health Risks in Living Kidney Donors: A Systematic Review and Meta-analysis”

http://annals.org/aim/article-abstract/2671305/mid-long-term-health-risks-living-kidney-donors-systematic-review 

 

Los riesgos a largo plazo para la salud de los adultos que donan riñones no están claros.

Propósito: Resumir la evidencia sobre los riesgos para la salud a medio y largo plazo asociados con la donación de riñón vivo en adultos.

Fuentes de datos: PubMed, Embase, Scopus y PsycINFO sin restricción de idioma entre abril de 1964 y julio de 2017.

Selección de estudios: Estudios observacionales con al menos un año de seguimiento que compararon los resultados de salud en donantes de riñón vivos adultos versus poblaciones no donantes.

Extracción de datos: Dos investigadores extrajeron de forma independiente los datos del estudio y evaluaron la calidad del estudio.

Síntesis de datos: Se incluyeron 52 estudios, que incluyeron 118.426 donantes vivos de riñón y 117.656 no donantes. El seguimiento promedio fue de 1 a 24 años. No hay evidencia que sugiera un mayor riesgo de mortalidad por cualquier causa, enfermedad cardiovascular, hipertensión, diabetes tipo 2 o resultados adversos de salud psicosocial en los donantes vivos de riñón que en las poblaciones no donantes. Los donantes tenían una presión arterial diastólica más alta, tasas de filtración glomerular estimadas más bajas y un mayor riesgo de enfermedad renal terminal (ERT) (riesgo relativo [RR], 8,83 [IC 95%, 1,02 a 20,93]) y preeclampsia en donantes femeninas (RR, 2,12 [IC, 1,06 a 4,27]). A pesar del aumento del riesgo relativo, los donantes tenían un riesgo absoluto bajo de ERT (tasa de incidencia, 0,5 eventos [IC, 0,1 a 4,9 eventos] por 1000 personas-años) y preeclampsia (tasa de incidencia, 5,9 eventos [IC, 2,9 a 8,9 eventos] por 100 embarazos).

Limitación: La generalización estuvo limitada por las poblaciones de control seleccionadas, pocos estudios informaron resultados relacionados con el embarazo y pocos estudios provenían de países de ingresos bajos y medios.

Conclusión: A pesar de que la donación de riñón vivo está asociada con mayor riesgo relativo de enfermedad renal terminal (ERT) y preeclampsia (mujeres), el riesgo absoluto de estos resultados sigue siendo bajo. En comparación con las poblaciones no donantes, los donantes vivos de riñón no tienen un mayor riesgo de otras enfermedades crónicas importantes, como la diabetes tipo 2, o de resultados psicosociales adversos.

Fuente principal de financiación: National Health Service Blood and Transplant and National Institute for Health Research.