Riesgo genético, adherencia a un estilo de vida saludable y enfermedad Coronaria

En cuatro estudios con 55.685 participantes, los factores genéticos y de estilo de vida se asociaron independientemente con la susceptibilidad a la enfermedad coronaria. Entre los participantes con alto riesgo genético, un estilo de vida favorable se asoció con un riesgo relativo de riesgo de enfermedad coronaria cercano al 50% menor que un estilo de vida desfavorable.

N Engl J Med, 13/11/2016 “Genetic Risk, Adherence to a Healthy Lifestyle, and Coronary Disease”

Los factores genéticos y de estilo de vida contribuyen al riesgo individual de enfermedad coronaria. Se desconoce hasta qué punto el riesgo genético aumentado puede ser compensado por un estilo de vida saludable. Métodos: Utilizando una puntuación poligénica de polimorfismos de secuencia de ADN, cuantificamos el riesgo genético de enfermedad la arterial coronaria en tres cohortes prospectivas – 7.814 participantes en el estudio ARIC (Atherosclerosis Risk in Communities), 21.222 en el Estudio de Salud Genómica de las Mujeres (WGHS) y 22.389 en el estudio Malmö Diet and Cancer Study (MDCS) – y en 4.260 participantes en el estudio transversal de BioImage para los cuales se disponía de datos de genotipo y covariables. También se determinó la adhesión a un estilo de vida saludable entre los participantes utilizando un sistema de puntuación que consta de cuatro factores: no fumar en la actualidad, no presentar obesidad, realizar actividad física regular y una dieta saludable. Resultados: El riesgo relativo de eventos coronarios incidentes fue el 91% mayor entre los participantes con alto riesgo genético (quintil superior de puntuaciones poligénicas) que entre aquellos con bajo riesgo genético (quintil inferior de puntuaciones poligénicas) (hazard ratio, 1,91; intervalo de confianza 95%, 1,75 – 2,09). Un estilo de vida favorable (definido como al menos tres de los cuatro factores de estilo de vida saludable) se asoció con un riesgo sustancialmente menor de eventos coronarios que un estilo de vida desfavorable (definido como ninguno o sólo un factor de estilo de vida saludable), independientemente de la categoría del riesgo genético. Entre los participantes con alto riesgo genético, un estilo de vida favorable se asoció con un 46% menor riesgo relativo de eventos coronarios que un estilo de vida desfavorable (hazard ratio, 0.54; IC del 95%, 0.47 – 0.63). Este hallazgo correspondía a una reducción en la incidencia estandarizada de 10 años de eventos coronarios del 10,7% para un estilo de vida desfavorable al 5,1% para un estilo de vida favorable en ARIC, de 4,6% a 2,0% en WGHS y de 8,2% a 5,3% MDCS. En el estudio BioImage, un estilo de vida favorable se asoció con una calcificación coronaria significativamente menor dentro de cada categoría de riesgo genético. Conclusiones: En cuatro estudios con 55.685 participantes, los factores genéticos y de estilo de vida se asociaron independientemente con la susceptibilidad a la enfermedad coronaria. Entre los participantes con alto riesgo genético, un estilo de vida favorable se asoció con un riesgo relativo de riesgo de enfermedad coronaria cercano al 50% menor que un estilo de vida desfavorable. (Financiado por los Institutos Nacionales de la Salud y otros)