Resultados clínicos en pacientes con hepatitis C crónica después del tratamiento antiviral de acción directa

Resultados clínicos en pacientes con hepatitis C crónica después del tratamiento antiviral de acción directa

El tratamiento con antivirales de acción directa se asocia con un menor riesgo de mortalidad (HR ajustada 0.48, IC 95% 0.33–0.70) y carcinoma hepatocelular (0.66, 0.46–0.93), y debe considerarse en todos los pacientes con infección crónica por virus de hepatitis C.

The Lancet, 11/02/2019Clinical outcomes in patients with chronic hepatitis C after direct-acting antiviral treatment: a prospective cohort study

Aunque los antivirales de acción directa se han utilizado ampliamente para tratar a pacientes con infección crónica por el virus de la hepatitis C (VHC), su efectividad clínica no se ha informado bien. Comparamos la incidencia de muerte, carcinoma hepatocelular y cirrosis descompensada entre los pacientes tratados con antivirales de acción directa y los no tratados, en la cohorte de pacientes franceses ANRS CO22.

Métodos: Hicimos un estudio prospectivo en pacientes adultos con infección crónica por VHC de 32 centros expertos en hepatología en Francia. Se excluyeron los pacientes con hepatitis B crónica, aquellos con antecedentes de cirrosis descompensada, carcinoma hepatocelular o trasplante de hígado, y los pacientes que fueron tratados con interferón-ribavirina con o sin inhibidores de la proteasa de primera generación. Los resultados co-primarios del estudio fueron la incidencia de mortalidad por todas las causas, el carcinoma hepatocelular y la cirrosis descompensada. Se cuantificó la asociación entre los antivirales de acción directa y estos resultados utilizando modelos de riesgos proporcionales de Cox dependientes del tiempo. Este estudio está registrado en ClinicalTrials.gov, número NCT01953458.

Resultados: Entre el 6 de agosto de 2012 y el 31 de diciembre de 2015, 10.166 pacientes fueron elegibles para el estudio. 9.895 (97%) pacientes tenían información de seguimiento disponible y se incluyeron en los análisis. La mediana de seguimiento fue de 33,4 meses (IQR 24,0–40,7). El tratamiento con antivirales de acción directa se inició durante el seguimiento en 7.344 pacientes, y 2.551 pacientes no recibieron tratamiento en la última visita de seguimiento. Durante el seguimiento, 218 pacientes fallecieron (129 tratados, 89 no tratados), 258 informaron carcinoma hepatocelular (187 tratados, 71 no tratados) y 106 tenían cirrosis descompensada (74 tratados, 32 sin tratar). La exposición a antivirales de acción directa se asoció con un mayor riesgo de carcinoma hepatocelular (cociente de riesgo no ajustado [HR] 2.77, IC 95% 2.07–3.71) y cirrosis descompensada (3.83, 2.29–6.42). Después del ajuste por variables (edad, sexo, índice de masa corporal, origen geográfico, vía de infección, puntuación de fibrosis, tratamiento naive del VHC, genotipo del VHC, consumo de alcohol, diabetes, hipertensión arterial, variables biológicas y modelo para enfermedad hepática en etapa terminal) en pacientes con cirrosis), la exposición a antivirales de acción directa se asoció con una disminución de la mortalidad por todas las causas (HR ajustada 0.48, IC 95% 0.33–0.70) y carcinoma hepatocelular (0.66, 0.46–0.93), y no se asoció con cirrosis descompensada (1.14, 0.57–2.27).

Interpretación: El tratamiento con antivirales de acción directa se asocia con un riesgo reducido de mortalidad y carcinoma hepatocelular y debe considerarse en todos los pacientes con infección crónica por VHC.

Fondos: INSERM-ANRS (France Recherche Nord & Sud Sida-HIV Hépatites), ANR (Agence Nationale de la Recherche), DGS (Direction Générale de la Santé), MSD, Janssen, Gilead, AbbVie, Bristol-Myers Squibb, y Roche.