Profundidad anestésica y complicaciones después de una cirugía mayor

Profundidad anestésica y complicaciones después de una cirugía mayor

Capt. Nathan Zwintscher, left, and Capt. Jacob Swann, 62nd Medical Bdg.'s 250th Field Surgical Team, performs surgery on Staff. Sgt. Mathew Horton, 2-1 Inf., during a live hands-on field exercise in a mobile field surgery operating room Oct. 19, 2011 at JBLM. Jim Bryant/NW Guardian

En los pacientes con mayor riesgo de complicaciones en una cirugía mayor, la anestesia general ligera no se asocia con menor mortalidad durante el año siguiente respecto de la anestesia general profunda. Nuestro ensayo define una amplia gama de profundidades anestésicas sobre las cuales se puede administrar anestesia de forma segura al valorar las concentraciones de anestésicos volátiles utilizando un monitor electroencefalográfico procesado.


Se ha demostrado una asociación entre el aumento de la profundidad anestésica y la disminución de la supervivencia postoperatoria en estudios observacionales; sin embargo, faltan pruebas de ensayos controlados aleatorios. Nuestro objetivo fue comparar la mortalidad durante un año por todas las causas en pacientes mayores con cirugía mayor, y asignados aleatoriamente a anestesia general ligera o profunda.

Métodos: En un ensayo internacional, reclutamos pacientes de 73 centros en siete países que tenían 60 años o más, con una comorbilidad significativa, con una duración esperada de más de 2 horas y una estancia hospitalaria esperada de al menos 2 días. Asignamos al azar a pacientes que tenían un mayor riesgo de complicaciones después de una cirugía mayor a recibir anestesia general ligera (índice biespectral [BIS] objetivo 50) o anestesia general profunda (BIS objetivo 35). Los anestesistas también designaron un rango apropiado para la presión arterial media para cada paciente durante la cirugía. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente en el área de ingreso inmediato, y el paciente fue asignado grupalmente. El resultado primario fue la mortalidad por todas las causas a 1 año.

Hallazgos: Los pacientes se inscribieron entre el 19 de diciembre de 2012 y el 12 de diciembre de 2017. De los 18.026 pacientes seleccionados como elegibles, 6.644 se inscribieron, se asignaron al azar al tratamiento y formaron la población por intención de tratar (3.316 en el BIS 50 grupo y 3.328 en el grupo BIS 35). La mediana del BIS fue 47,2 (IQR 43,7 a 50,5) en el grupo BIS 50 y 38,8 (36,3 a 42,4) en el grupo BIS 35. La presión arterial media fue 3,5 mm Hg (4%) más alta (mediana 84,5 [IQR 78,0 a 91,3] y 81,0 [75,4 a 87,6], respectivamente) y el uso de anestésicos volátiles fue 0,26 concentración alveolar mínima (30%) más baja (0,62 [0,52 a 0,73] y 0,88 [0,74 a 1,04], respectivamente) en el BIS 50 que el grupo BIS 35. La mortalidad a 1 año fue del 6,5% (212 pacientes) en el grupo BIS 50 y del 7,2% (238 pacientes) en el grupo BIS 35 (cociente de riesgos 0,88, IC 95% 0,73 a 1,07, reducción del riesgo absoluto 0,8%, IC 95% -0,5 a 2,0). Los eventos adversos de grado 3 ocurrieron en 954 (29%) pacientes en el grupo BIS 50 y 909 (27%) pacientes en el grupo BIS 35; y eventos adversos de grado 4 en 265 (8%) y 259 (8%) pacientes, respectivamente. Los eventos adversos más conocidos fueron infecciones, trastornos vasculares, trastornos cardíacos y neoplasias.

Interpretación: En los pacientes con mayor riesgo de complicaciones después de una cirugía mayor, la anestesia general ligera no se asoció con menor mortalidad durante el año siguiente que la anestesia general profunda. Nuestro ensayo define una amplia gama de profundidades anestésicas sobre las cuales se puede administrar anestesia de forma segura al valorar las concentraciones de anestésicos volátiles utilizando un monitor electroencefalográfico procesado.

Fondos: Health Research Council of New Zealand; National Health and Medical Research Council, Australia; Research Grant Council of Hong Kong; National Institute for Health and Research, UK; y los National Institutes of Health, USA.