Prevención primaria de enfermedades cardiovasculares con dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra o nueces

Prevención primaria de enfermedades cardiovasculares con dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra o nueces

Barramundi, smoked eel, broad beans, fresh peas

En este estudio que incluyó a personas con alto riesgo cardiovascular, la incidencia de eventos cardiovasculares mayores fue menor entre aquellos asignados a una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra o nueces respecto de los asignados a una dieta baja en grasas.

N Engl J Med, 13/06/2018Primary Prevention of Cardiovascular Disease with a Mediterranean Diet Supplemented with Extra-Virgin Olive Oil or Nuts”

https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1800389?query=featured_home

 

Estudios observacionales de cohortes y un ensayo de prevención secundaria han mostrado asociaciones inversas entre el cumplimiento de la dieta mediterránea y el riesgo cardiovascular.

Métodos: En un ensayo multicéntrico en España, asignamos 7.447 participantes (55 a 80 años de edad, 57% mujeres) con alto riesgo cardiovascular, pero sin enfermedad cardiovascular a una de las tres dietas del estudio: una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra, una dieta mediterránea suplementada con frutos secos (nueces) o una dieta control (consejos para reducir la grasa en la dieta). Los participantes recibieron sesiones educativas trimestrales y, dependiendo de la asignación del grupo, el suministro gratuito de aceite de oliva virgen extra, frutos secos o pequeños obsequios no comestibles. El objetivo final primario fue un evento cardiovascular importante (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular o muerte por causas cardiovasculares). Después de una mediana de seguimiento de 4,8 años, el ensayo se detuvo debido a un análisis intermedio previamente especificado. En 2013, informamos los resultados para el objetivo final primario en el Journal. Posteriormente identificamos las desviaciones del protocolo, incluida la inscripción de los miembros del hogar sin asignación al azar, la asignación a un grupo de estudio sin asignación al azar de algunos participantes en 1 de los 11 sitios del estudio y el aparente uso inconsistente de las tablas de aleatorización. Retiramos nuestro informe publicado anteriormente y ahora informamos de las estimaciones de efectos revisadas en base a análisis que no se basan exclusivamente en la suposición de que todos los participantes fueron asignados aleatoriamente.

Resultados: Se produjo un evento principal del objetivo final en 288 participantes; hubo 96 eventos en el grupo asignado a la dieta mediterránea con aceite de oliva virgen extra (3,8%), 83 en el grupo asignado a una dieta mediterránea con nueces (3,4%) y 109 en el grupo control (4,4%). En el análisis por intención de tratar que incluía a todos los participantes, y ajustando las características basales y las puntuaciones de tendencia, la razón de riesgo fue de 0,69 (intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,53 a 0,91) para una dieta mediterránea con aceite de oliva virgen extra y 0,72 (IC del 95%, 0,54 a 0,95) para una dieta mediterránea con frutos secos, en comparación con la dieta de control. Los resultados fueron similares después de la omisión de 1.588 participantes cuyas asignaciones de grupos de estudio se sabía o se sospechaba que se habían desviado del protocolo.

Conclusiones: En este estudio que incluyó a personas con alto riesgo cardiovascular, la incidencia de eventos cardiovasculares mayores fue menor entre aquellos asignados a una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra o nueces respecto de los asignados a una dieta baja en grasas. (Financiado por el Instituto de Salud Carlos III, el Ministerio de Salud Español y otros).