Peróxido de benzoilo tópico para el acné

Peróxido de benzoilo tópico para el acné

La evidencia actual sugiere que el peróxido de benzoilo tópico (PBT) como monoterapia o tratamiento adicional puede ser más efectivo que el placebo o ningún tratamiento para mejorar el acné, y puede haber poca o ninguna diferencia entre el PBT y el adapaleno o la clindamicina. Nuestra evidencia clave de eficacia se basa en la autoevaluación de los participantes; los ensayos de PBT versus eritromicina o ácido salicílico no informaron este resultado.


Rev. Cochrane, 16/03/2020Topical benzoyl peroxide for acne”.
El acné es una condición común y económicamente onerosa que puede causar daño psicológico y, potencialmente, cicatrices. El peróxido de benzoilo tópico (PBT) es un tratamiento para el acné ampliamente utilizado; sin embargo, su eficacia y seguridad no se han evaluado claramente.
Objetivos: Evaluar los efectos de PBT para el acné.

Métodos de búsqueda: Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos hasta febrero de 2019: el Registro Especializado de Piel Cochrane, CENTRAL, MEDLINE, Embase y LILACS. También se realizaron búsquedas en cinco registros de ensayos y se verificaron las listas de referencias de ensayos controlados aleatorios (ECA) relevantes y revisiones sistemáticas.

Criterios de selección: Se incluyeron ECA que comparaban PBT tópico usado solo (incluidas diferentes formulaciones y concentraciones de PBT) o como parte del tratamiento combinado contra placebo, ningún tratamiento u otros medicamentos tópicos activos para el acné clínicamente diagnosticado (usado solo o en combinación con otros medicamentos tópicos no que contiene PBT) en la cara o el tronco.

Recogida y análisis de datos: Utilizamos procedimientos metodológicos estándar habituales por Cochrane. Las medidas de resultado primarias fueron “autoevaluación global participante de la mejora del acné” y “abandono debido a eventos adversos en todo el curso de un ensayo”. El “porcentaje secundario de participantes que experimentaron cualquier evento adverso en el curso completo de un ensayo” fue un resultado secundario clave.

Resultados principales:
Se incluyeron 120 ensayos (29.592 participantes asignados al azar en 116 ensayos; en cuatro ensayos el número de participantes asignados al azar no estaba claro). Noventa y un estudios incluyeron hombres y mujeres. Cuando se informó, 72 ensayos incluyeron participantes con acné leve a moderado, 26 incluyeron participantes con acné severo, y la edad media de los participantes osciló entre 18 y 30 años.
Los ensayos incluidos evaluaron PBT como monoterapia, como tratamiento adicional o combinado con otros tratamientos activos, así como PBT de diferentes concentraciones y PBT administrado a través de diferentes vehículos. Los comparadores incluyeron diferentes concentraciones o formulaciones de PBT, placebo, ningún tratamiento u otros tratamientos activos administrados solos o combinados. La duración del tratamiento en 80 ensayos fue superior a ocho semanas y solo fue de hasta 12 semanas en 108 ensayos. La industria financió 50 ensayos; 63 ensayos no informaron financiación. Frecuentemente encontramos un riesgo alto o poco claro de rendimiento, detección o sesgo de deserción. El entorno del ensayo no se informó lo suficiente, pero incluyó hospitales, centros / departamentos médicos, clínicas, clínicas generales y centros de salud docentes. Se informaron los resultados evaluados al final del tratamiento y se clasificaron los períodos de tratamiento a corto plazo (dos a cuatro semanas), mediano plazo (cinco a ocho semanas) o largo plazo (más de ocho semanas).
Para la ‘mejoría del acné informada por los participantes’, la PBT puede ser más efectiva que el placebo o ningún tratamiento (razón de riesgo (RR) 1.27, intervalo de confianza (IC) del 95%: 1.12 a 1.45; 3 ECA; 2234 participantes; tratamiento de 10 a 12 semanas); evidencia de baja certeza). Con base en evidencia de baja certeza, puede haber poca o ninguna diferencia entre PBT y adapaleno (RR 0,99, IC del 95%: 0,90 a 1,10; 5 ECA; 1472 participantes; tratamiento durante 11 a 12 semanas) o entre PBT y clindamicina (RR 0,95 , IC del 95%: 0.68 a 1.34; 1 ECA; 240 participantes; tratamiento durante 10 semanas) (resultado no informado para PBT versus eritromicina o ácido salicílico).
Para la ‘retirada debido a efectos adversos’, el riesgo de interrupción del tratamiento puede ser mayor con PBT en comparación con placebo o ningún tratamiento (RR 2,13; IC del 95%: 1,55 a 2,93; 24 ECA; 13.744 participantes; tratamiento durante 10 a 12 semanas; bajo- evidencia de certeza); las causas más comunes de abandono fueron eritema, prurito y ardor en la piel. Solo se disponía de evidencia de muy baja certeza para las siguientes comparaciones: PBT versus adapaleno (RR 1.85, IC 95% 0.94 a 3.64; 11 ECA; 3295 participantes; tratamiento de 11 a 24 semanas; causas de abstinencia no claras), PBT versus clindamicina (RR 1,93; IC del 95%: 0,90 a 4,11; 8 ECA; 3330 participantes; tratamiento durante 10 a 12 semanas; las causas de abstinencia incluyeron hipersensibilidad local, prurito, eritema, edema facial, erupción cutánea y ardor en la piel), eritromicina (RR 1.00, IC del 95%: 0,07 a 15,26; 1 ECA; 60 participantes; tratamiento durante 8 semanas; abstinencia por dermatitis) y ácido salicílico (ningún participante tuvo abstinencia relacionada con eventos adversos; 1 ECA; 59 participantes; tratamiento durante 12 semanas). Puede haber poca o ninguna diferencia entre estos grupos en términos de retiro; sin embargo, no estamos seguros de los resultados porque la evidencia es de muy baja certeza.
Para la ‘proporción de participantes que experimentaron algún evento adverso’, la evidencia de muy baja certeza nos deja con dudas sobre si PBT aumentó los eventos adversos en comparación con placebo o ningún tratamiento (RR 1,40, IC del 95%: 1,15 a 1,70; 21 ECA; 11.028 participantes; tratamiento durante 10 a 12 semanas), con adapaleno (RR 0,71; IC del 95%: 0,50 a 1,00; 7 ECA; 2120 participantes; tratamiento durante 11 a 24 semanas), con eritromicina (ningún participante informó ningún evento adverso; 1 ECA; 89 participantes; tratamiento durante 10 semanas) o con ácido salicílico (RR 4,77; IC del 95%: 0,24 a 93,67; 1 ECA; 41 participantes; tratamiento durante 6 semanas). La evidencia de certeza moderada muestra que el riesgo de eventos adversos puede aumentar para PBT versus clindamicina (RR 1,24; IC del 95%: 0,97 a 1,58; 6 ECA; 3018 participantes; tratamiento durante 10 a 12 semanas); sin embargo, el IC del 95% indica que PBT podría hacer poca o ninguna diferencia. La mayoría de los eventos adversos informados fueron de leves a moderados, y la sequedad local, irritación, dermatitis, eritema, dolor en el lugar de la aplicación y prurito fueron los más comunes.

Conclusiones de los autores:
La evidencia actual sugiere que el peróxido de benzoilo tópico (PBT) como monoterapia o tratamiento adicional puede ser más efectivo que el placebo o ningún tratamiento para mejorar el acné, y puede haber poca o ninguna diferencia entre el PBT y el adapaleno o la clindamicina. Nuestra evidencia clave de eficacia se basa en la autoevaluación de los participantes; los ensayos de PBT versus eritromicina o ácido salicílico no informaron este resultado.
Para los efectos adversos, la evidencia es muy incierta con respecto al PBT en comparación con adapaleno, eritromicina o ácido salicílico. Sin embargo, el riesgo de interrupción del tratamiento puede ser mayor con PBT en comparación con placebo o ningún tratamiento. La retirada puede estar vinculada a la tolerabilidad más que a la seguridad. El riesgo de eventos adversos leves a moderados puede ser mayor con PBT en comparación con clindamicina.
Ensayos adicionales deben evaluar los efectos comparativos de diferentes preparaciones o concentraciones de PBT y combinación de PBT versus monoterapia. Estos ensayos deben evaluar completamente e informar los efectos adversos y los resultados informados por el paciente medidos en una escala estandarizada.