Papel de la contaminación atmosférica en el riesgo de brote de Covid-19 en Italia

Papel de la contaminación atmosférica en el riesgo de brote de Covid-19 en Italia

La contaminación atmosférica y ambiental debe considerarse como parte de un enfoque integrado para el desarrollo sostenible, la protección de la salud humana y la prevención de la propagación de epidemias.


(Estudio preimpresión todavía no revisado por pares).
Antecedentes: Después del brote inicial en China, la difusión en Italia del SARS-CoV-2 exhibe una clara tendencia regional, siendo las áreas del norte las más afectadas en términos de frecuencia y gravedad de los casos. Entre los múltiples factores posiblemente involucrados en tales diferencias geográficas, se ha hipotetizado un papel para la contaminación atmosférica.

Objetivos: Proporcionamos evidencia adicional sobre la posible influencia de la calidad del aire, particularmente en términos de cronicidad de exposición sobre la diseminación de la infección viral en las regiones italianas.

Métodos: Se obtuvieron datos reales sobre el brote de COVID-19 en las provincias italianas y las evaluaciones de calidad del aire a largo plazo correspondientes de agencias italianas y europeas, elaboradas y probadas para posibles interacciones.

Discusión: Nuestras elaboraciones revelan que, además de las concentraciones, la cronicidad de la exposición puede influir en la variabilidad anómala del SARS-CoV-2 en Italia. Los datos sobre la distribución de contaminantes atmosféricos (NO2, O3, PM2.5 y PM10) en las regiones italianas durante los últimos 4 años, los días que exceden los límites reglamentarios y los años de la última década (2010-2019) en los que se han excedido los límites para al menos 35 días, confirmó que el norte de Italia ha estado constantemente expuesto a la contaminación crónica del aire. Los datos de calidad del aire a largo plazo se correlacionaron significativamente con los casos de Covid-19 en hasta 71 provincias italianas (actualizado el 6 de abril), lo que proporciona evidencia adicional de que la exposición crónica a la contaminación atmosférica puede representar un contexto favorable para la propagación del virus. Las respuestas proinflamatorias y la alta incidencia de afecciones respiratorias y cardíacas son bien conocidas, mientras que todavía no se ha establecido la capacidad de este coronavirus para unirse a partículas.

La contaminación atmosférica y ambiental debe considerarse como parte de un enfoque integrado para el desarrollo sostenible, la protección de la salud humana y la prevención de la propagación de epidemias.