Nacimiento prematuro y riesgo de enfermedad renal crónica desde la niñez hasta la edad adulta

Nacimiento prematuro y riesgo de enfermedad renal crónica desde la niñez hasta la edad adulta

El parto pretérmino y el parto prematuro (<37 semanas) son factores de riesgo importantes para el desarrollo de enfermedad renal crónica desde la infancia hasta la edad adulta. Las personas que nacen prematuramente necesitan un seguimiento a largo plazo con acciones de monitoreo y prevención para preservar la función renal a lo largo del ciclo vital.

BMJ, 01/05/2019Preterm birth and risk of chronic kidney disease from childhood into mid-adulthood: national cohort study

Objetivo: Investigar la relación entre el parto prematuro (edad gestacional <37 semanas) y el riesgo de enfermedad renal crónica (ERC) desde la niñez hasta la edad adulta media.

Diseño: Estudio de cohorte nacional.

Ámbito: Suecia.

Participantes: 4.186.615 nacidos vivos únicos en Suecia durante 1973-2014.

Exposiciones: Edad gestacional al nacer, identificada a partir de registros de nacimiento en todo el país en el registro de nacimientos sueco.

Principales medidas de resultado: La ERC, identificada a partir de diagnósticos de pacientes hospitalizados y ambulatorios en todo el país hasta 2015 (edad máxima 43 años). Se usó la regresión de Cox para examinar la edad gestacional al nacer y el riesgo de ERC mientras se ajustó para posibles factores de confusión, y los análisis de hermanos compararon la influencia de factores familiares (genéticos o ambientales) compartidos no medidos.

Resultados: 4.305 (0,1%) participantes tuvieron un diagnóstico de ERC durante 87,0 millones de personas por año de seguimiento. El parto prematuro y el parto extremadamente prematuro (<28 semanas) se asociaron con casi el doble y el triple de riesgo de ERC, respectivamente, desde el nacimiento hasta la mitad de la edad adulta (índice de riesgo ajustado de 1,94; intervalo de confianza del 95%: 1,74 a 2,16; P <0,001; 3,01, 1,67 a 5,45; p <0,001). Se observó un aumento del riesgo incluso entre los nacidos a término entre las 37-38 semanas (1.30, 1.20 a 1.40; P <0.001). La asociación entre el parto prematuro y la ERC fue más fuerte entre los 0 y los 9 años (5,09, 4,11 a 6,31; P <0,001), luego se debilitó, pero se incrementó entre los 10 y los 19 años (1,97, 1,57 a 2,49; P <0,001) y 20-43 años (1.34, 1.15 a 1.57; P <0.001). Estas asociaciones afectaron tanto a hombres como a mujeres y no parecían estar relacionadas con factores genéticos o ambientales compartidos en las familias.

Conclusiones: El parto pretérmino y el parto prematuro son factores de riesgo importantes para el desarrollo de la enfermedad renal crónica desde la infancia hasta la edad adulta. Las personas que nacen prematuramente necesitan un seguimiento a largo plazo con acciones de monitoreo y prevención para preservar la función renal a lo largo del ciclo vital.