Modo de nacimiento y riesgo de hospitalización por infecciones en la infancia en países de altos ingresos

Modo de nacimiento y riesgo de hospitalización por infecciones en la infancia en países de altos ingresos

HR específicos del sitio y del metanálisis para las hospitalizaciones relacionadas con infecciones en niños nacidos de una población de madres de bajo riesgo. Las estimaciones provienen de modelos de eventos recurrentes ajustados para el tiempo total. Modelos ajustados por sexo, edad gestacional, puntuación z de peso al nacer, tabaquismo durante el embarazo, edad materna al nacer, paridad, nivel de privación de área, año de nacimiento, indicación médica por tipo de parto y época de nacimiento. La referencia son partos vaginales. Población de bajo riesgo de partos definida como lactantes con presentación cefálica nacidos ≥37 semanas de edad gestacional, con peso al nacer entre los percentiles 10 y 90 para la edad gestacional y el sexo, nacidos de mujeres de 20 a 34 años sin ninguna afección médica informada durante el embarazo. IC: intervalo de confianza; Modelo de efectos aleatorios D + L, DerSimonian y Laird; HR: índice de riesgo; I-V, modelo de efectos fijos ponderados de varianza inversa.

Se observa una asociación consistente entre el parto por cesárea y la hospitalización relacionada con la infección en la primera infancia. Si estos hallazgos se confirman, podrían informar los esfuerzos para reducir las tasas de cesáreas electivas que no están clínicamente indicadas.

 

Plos Medicine, 19/11/2020Mode of birth and risk of infection-related hospitalisation in childhood: A population cohort study of 7,17 million births from 4 high-income countries”.

La proporción de nacimientos por cesárea (NC) varía en todo el mundo y en muchos países supera las tasas recomendadas por la OMS. Los resultados de salud a largo plazo para los niños nacidos por cesárea no se conocen bien, pero datos limitados sugieren que la cesárea se asocia con un aumento de las hospitalizaciones relacionadas con infecciones. Investigamos la relación entre el modo de nacimiento y la hospitalización relacionada con la infección infantil en países de ingresos altos con tasas variables de cesárea.

Métodos y hallazgos: Realizamos un estudio de cohorte poblacional en varios países de todos los nacidos vivos únicos registrados desde el 1 de enero de 1996 hasta el 31 de diciembre de 2015 utilizando datos de hospitalización y nacimientos vinculados a registros de Dinamarca, Escocia, Inglaterra y Australia (Nueva Gales del Sur y Australia Occidental). Los años de nacimiento dentro del rango de fechas variaron según el sitio, pero los datos estaban disponibles desde al menos 2001 hasta 2010 para cada sitio. El modo de nacimiento se categorizó como vaginal o NC (emergencia / electivo). Las hospitalizaciones relacionadas con infecciones (en general y por tipo clínico) que ocurrieron después de la fecha de alta relacionada con el nacimiento se identificaron en niños hasta los 5 años de edad mediante los códigos de diagnóstico de la Clasificación Internacional de Enfermedades, 10a Revisión (CIE-10) primario / secundario. El análisis utilizó modelos de regresión de Cox, ajustando los factores maternos, los parámetros de nacimiento y el nivel socioeconómico, con los resultados agrupados mediante un metanálisis. En total, se incluyeron 7.174.787 nacidos vivos registrados. De éstos, 1.681.966 (23%, rango por jurisdicción 17% -29%) fueron por NC, de los cuales 727.755 (43%, rango 38% -57%) fueron electivos. Un total de 1.502.537 descendientes (21%) tuvieron al menos 1 hospitalización relacionada con la infección. En comparación con los niños nacidos por vía vaginal, el riesgo de infección fue mayor entre los niños nacidos con NC (índice de riesgo (HR) del modelo de efectos aleatorios, HR 1,10, intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,09–1,12, p <0,001). El riesgo fue mayor después de la cesárea electiva (HR 1,13, IC del 95%: 1,12–1,13, p <0,001) y de emergencia (HR 1,09, IC del 95%: 1,06–1,12, p <0,001). El aumento del riesgo persistió hasta los 5 años y fue más alto para las infecciones respiratorias, gastrointestinales y virales. Los hallazgos fueron comparables en subanálisis preespecificados de niños nacidos de madres con bajo riesgo obstétrico y sin cambios en los análisis de sensibilidad. Las limitaciones incluyen variaciones longitudinales y específicas del sitio en la práctica clínica y en la definición y disponibilidad de algunos datos. No se disponía de datos sobre factores posnatales.

Conclusiones: En este estudio, observamos una asociación consistente entre el parto por cesárea y la hospitalización relacionada con la infección en la primera infancia. A pesar de las limitaciones de los datos de observación, las asociaciones pueden reflejar diferencias en la exposición microbiana temprana por modo de nacimiento, que deben investigarse mediante estudios mecanicistas. Si nuestros hallazgos se confirman, podrían informar los esfuerzos para reducir las tasas de cesáreas electivas que no están clínicamente indicadas.