Lopinavir-ritonavir en pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 (ensayo RECOVERY)

Lopinavir-ritonavir en pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 (ensayo RECOVERY)

Efecto de la asignación a lopinavir-ritonavir sobre la mortalidad a los 28 días.

En pacientes ingresados en el hospital con COVID-19, lopinavir-ritonavir no se asocia con reducciones en la mortalidad a 28 días, duración de la estancia hospitalaria o riesgo de progresar a ventilación mecánica invasiva o muerte. Estos hallazgos no apoyan el uso de lopinavir-ritonavir para el tratamiento de pacientes ingresados en el hospital con COVID-19.

 

The Lancet, 05/10/2020Lopinavir–ritonavir in patients admitted to hospital with COVID-19 (RECOVERY): a randomised, controlled, open-label, platform trial”.

Se ha propuesto lopinavir-ritonavir como tratamiento para COVID-19 en base a su actividad in vitro, estudios preclínicos y estudios observacionales. Aquí, presentamos los resultados de un ensayo aleatorio para evaluar si lopinavir-ritonavir mejora los resultados en pacientes ingresados en el hospital con COVID-19.

Métodos: En este ensayo de plataforma, aleatorizado, controlado, abierto, se comparó una gama de posibles tratamientos con la atención habitual en pacientes ingresados en el hospital con COVID-19. El ensayo está en marcha en 176 hospitales del Reino Unido. Los pacientes elegibles y que dieron su consentimiento fueron asignados al azar a la atención estándar habitual sola o la atención estándar habitual más lopinavir-ritonavir (400 mg y 100 mg, respectivamente) por vía oral durante 10 días o hasta el alta (o uno de los otros grupos de tratamiento RECOVERY: hidroxicloroquina, dexametasona o azitromicina) mediante asignación al azar simple (no estratificada) basada en la web con ocultación de la asignación. La asignación al azar a la atención habitual fue el doble que la de cualquiera de los grupos de tratamiento activo (p. ej., 2: 1 a favor de la atención habitual si el paciente era elegible para un solo grupo activo, 2: 1: 1 si el paciente era elegible para dos grupos activos). El resultado primario fue la mortalidad por todas las causas a los 28 días. Los análisis se realizaron por intención de tratar en todos los participantes asignados al azar.

Resultados: Entre el 19 de marzo de 2020 y el 29 de junio de 2020, se asignaron al azar 1.616 pacientes para recibir lopinavir-ritonavir y 3.424 pacientes para recibir la atención habitual. En general, 374 (23%) pacientes asignados a lopinavir-ritonavir y 767 (22%) pacientes asignados a la atención habitual murieron en 28 días (razón de tasas 1,03, IC 95% 0,91–1,17; p = 0,60). Los resultados fueron consistentes en todos los subgrupos de pacientes preespecificados. No observamos diferencias significativas en el tiempo hasta el alta con vida del hospital (mediana de 11 días [IQR 5 a> 28] en ambos grupos) o la proporción de pacientes dados de alta del hospital con vida dentro de los 28 días (razón de tasas 0,98, IC del 95%: 0,91-1,05; p = 0,53). Entre los pacientes que no recibieron ventilación mecánica invasiva al inicio del estudio, no hubo diferencias significativas en la proporción que cumplió con el criterio de valoración combinado de ventilación mecánica invasiva o muerte (cociente de riesgo 1,09, IC del 95%: 0,99–1,20; p = 0,092).

Interpretación: En los pacientes ingresados en el hospital con COVID-19, lopinavir-ritonavir no se asocia con reducciones en la mortalidad a 28 días, la duración de la estancia hospitalaria o el riesgo de progresar a ventilación mecánica invasiva o muerte. Estos hallazgos no apoyan el uso de lopinavir-ritonavir para el tratamiento de pacientes ingresados en el hospital con COVID-19.

Fondos: Medical Research Council and National Institute for Health Research.