Investigación original sobre la seguridad de la ingesta oral durante el período del parto

Investigación original sobre la seguridad de la ingesta oral durante el período del parto

Permitir a las mujeres la ingesta oral durante el trabajo de parto no aumenta los resultados adversos maternos o neonatales. Es lógico pensar que permitir tal ingesta podría aumentar la satisfacción del paciente. Se necesitan estudios adicionales para determinar qué tipos de alimentos y bebidas son los más beneficiosos y preferidos.

American Journal of Nursing, 03/2018“CE: Original Research An Investigation into the Safety of Oral Intake During Labor”

https://journals.lww.com/ajnonline/Fulltext/2018/03000/CE___Original_Research_An_Investigation_into_the.21.aspx 

 

Propósito: El propósito de este estudio fue comparar los resultados maternos y neonatales entre las mujeres trabajadoras a las que se permitió la ingesta oral ad libitum con aquellas a las que no se permitió tomar nada por la boca a excepción de las barritas de hielo.

Diseño: Estudio observacional transversal retrospectivo cuantitativo.

Muestra: El conjunto de datos inicial consistió en todos los registros médicos cerrados para 2.817 mujeres que ingresaron en un hospital comunitario suburbano en el noreste de los Estados Unidos entre enero de 2008 y diciembre de 2012. A los registros de algunas mujeres les faltaron datos de covariables o datos de resultados, lo que resultó en el tamaño de la muestra final de 2.797 mujeres (para comparación entre las covariables) y 2.784 mujeres (para la comparación entre los resultados).

Métodos: Se extrajo un conjunto de datos limitado y no identificado del registro electrónico de salud para realizar comparaciones descriptivas e inferenciales entre grupos. Antes del análisis de los datos se compararon entre los grupos los datos demográficos y las comorbilidades maternas presentes al ingreso. Las comparaciones de resultados se obtuvieron con el análisis tradicional entre grupos y la coincidencia de puntuación de tendencia.

Resultados: Se encontró que los grupos eran suficientemente equivalentes para la comparación. El grupo que no permitió nada por boca tuvo significativamente más probabilidades de tener partos por cesárea no planificados que el grupo que permitió la ingesta oral ad libitum. No hubo diferencias significativas en los ingresos postparto materno no planificados en la UCI, en la condición neonatal según lo determinado por las puntuaciones de Apgar, o en la necesidad de un nivel más alto de atención. Permitir a las mujeres la ingesta oral durante el trabajo de parto no causó un aumento en la morbilidad, y no hubo mortalidades en ninguno de los grupos.

Conclusión: Permitir a las mujeres la ingesta oral durante el trabajo de parto no aumenta los resultados adversos maternos o neonatales. Es lógico pensar que permitir tal ingesta podría aumentar la satisfacción del paciente. Se necesitan estudios adicionales para determinar qué tipos de alimentos y bebidas son los más beneficiosos y preferidos.