Intensificación del tratamiento en niños y adultos negros con asma mal controlada

Intensificación del tratamiento en niños y adultos negros con asma mal controlada

A diferencia de los adolescentes y adultos negros, casi la mitad de los niños negros con asma mal controlada tuvieron una mayor respuesta al aumento de la dosis de un glucocorticoide inhalado y casi la mitad tuvo una respuesta superior a la adición de un agonista beta de acción prolongada (LABA).

La morbilidad por asma es desproporcionadamente mayor entre los pacientes negros que entre los pacientes blancos, y los pacientes negros constituyen la minoría de participantes en los ensayos que informan sobre el tratamiento. Los datos indican que los pacientes con asma inadecuadamente controlada se benefician más de la adición de un agonista beta de acción prolongada (LABA) que del aumento de los glucocorticoides; sin embargo, estos datos pueden no ser correctos para el tratamiento en pacientes negros.

Métodos: Llevamos a cabo dos ensayos prospectivos, aleatorizados, doble ciego: uno con niños y otro con adolescentes y adultos. En ambos ensayos, los pacientes tenían al menos un abuelo que se identificó como negro y tenían asma que no se controlaba adecuadamente con glucocorticoides inhalados en dosis bajas. Comparamos combinaciones de terapia, que incluían la adición de un LABA (salmeterol) a un glucocorticoide inhalado (propionato de fluticasona), un aumento al doble para quintuplicar la dosis de fluticasona, o ambos. Los tratamientos se compararon con una medida compuesta que evaluó las exacerbaciones del asma, los días de control del asma y la función pulmonar; los datos se estratificaron según la ascendencia africana genotípica.

Resultados: Cuando se quintuplicó la dosis de fluticasona (a 250 μg dos veces al día) con la adición de salmeterol (50 μg dos veces al día) y se duplicó la fluticasona (a 100 μg dos veces al día), se produjo una mayor respuesta  en el 46% de los niños quintuplicando la fluticasona y en el 46% de los niños duplicando la fluticasona y agregando salmeterol (P = 0.99). En contraste, un mayor número de adolescentes y adultos tuvieron una respuesta superior al añadir salmeterol que a un aumento en la fluticasona (salmeterol – fluticasona en dosis bajas versus fluticasona en dosis media, 49% vs. 28% [P = 0.003]; salmeterol a dosis media fluticasona frente a dosis altas de fluticasona, 49% frente a 31% [P = 0,02]). Ni el grado de ascendencia africana ni los biomarcadores basales predijeron una respuesta superior a tratamientos específicos. El aumento de la dosis de glucocorticoides inhalados se asoció con una disminución en la proporción de cortisol urinario a creatinina en niños menores de 8 años.

Conclusiones: A diferencia de los adolescentes y adultos negros, casi la mitad de los niños negros con asma mal controlada tuvieron una respuesta superior al aumento de la dosis de un glucocorticoide inhalado y casi la mitad tuvo una respuesta superior a la adición de un agonista beta de acción prolongada (LABA).
Financiado por el National Heart, Lung, and Blood Institute.