Inmunización materna contra la gripe A (H1N1) durante el embarazo y riesgo de trastorno del espectro autista en la descendencia

Inmunización materna contra la gripe A (H1N1) durante el embarazo y riesgo de trastorno del espectro autista en la descendencia

Este gran estudio de cohorte no encuentra asociación entre la vacunación materna contra la gripe A (H1N1) durante el embarazo y el riesgo de trastorno del espectro autista en la descendencia.

 

Ann Intern Med, 01/09/2020Maternal Influenza A(H1N1) Immunization During Pregnancy and Risk for Autism Spectrum Disorder in Offspring. A Cohort Study”.

Existe la preocupación de que la exposición a la vacuna contra la gripe durante el embarazo pueda estar asociada con un mayor riesgo de trastorno del espectro autista (TEA).

Objetivo: Examinar el riesgo de TEA en la descendencia de madres que fueron vacunadas contra la influenza A (H1N1) pdm09 (“gripe porcina”) durante el embarazo.

Diseño: Estudio de cohorte poblacional utilizando registros nacionales.
Ámbito: Siete regiones sanitarias de Suecia.

Participantes: Los nacidos vivos entre octubre de 2009 y septiembre de 2010, con seguimiento hasta diciembre de 2016. En total, 39.726 bebés estuvieron expuestos prenatalmente a la vacuna H1N1 (13.845 durante el primer trimestre) y 29.293 bebés no estuvieron expuestos.

Mediciones: Se utilizó la regresión de Cox para estimar las razones de riesgo (HR) para el resultado primario, TEA, antes y después del ajuste por posibles factores de confusión. El resultado secundario fue el trastorno autista (EA).

Resultados: El seguimiento medio fue de 6,7 años tanto en niños expuestos como no expuestos. Durante el seguimiento, 394 (1,0%) niños expuestos a la vacuna y 330 (1,1%) niños no expuestos tuvieron un diagnóstico de TEA. En análisis ajustados, la exposición prenatal a la vacunación contra el H1N1 no se asoció con un diagnóstico posterior de TEA (HR ajustada [aHR], 0,95 [IC del 95%, 0,81 a 1,12]) o EA (aHR, 0,96 [IC, 0,80 a 1,16]). La diferencia de incidencia acumulada estandarizada de 6 años entre los niños expuestos y no expuestos fue del 0,04% (IC, -0,09% a 0,17%) para el TEA y del 0,02% (IC, -0,09% al 0,14%) para la EA. La restricción del análisis a la vacunación en el primer trimestre del embarazo no influyó en las estimaciones de riesgo (aHR, 0,92 [IC, 0,74 a 1,16] para TEA y 0,91 [IC, 0,70 a 1,18] para EA).

Limitación: Faltan datos sobre la infección por gripe H1N1.

Conclusión: Este gran estudio de cohorte no encontró asociación entre la vacunación materna contra el H1N1 durante el embarazo y el riesgo de TEA en la descendencia.

Fuente de financiación principal: Consejo de Investigación de Suecia.