Identificación de pacientes y placas vulnerables a futuros eventos coronarios con ecografía intravascular por espectroscopía de infrarrojo cercano

Identificación de pacientes y placas vulnerables a futuros eventos coronarios con ecografía intravascular por espectroscopía de infrarrojo cercano

La obtención de imágenes mediante ecografía intravascular por espectroscopía de infrarrojo cercano de territorios no obstructivos en pacientes sometidos a cateterismo cardíaco y posible intervención coronaria percutánea fue segura y puede ayudar a identificar pacientes y segmentos con mayor riesgo de eventos cardiovasculares adversos mayores no culpables posteriores. La ecografía intravascular NIRS se suma al arsenal como la primera herramienta de diagnóstico capaz de detectar pacientes y placas vulnerables en la práctica clínica.

La ecografía intravascular por espectroscopía de infrarrojo cercano (NIRS) puede detectar placas ricas en lípidos (LRP). Las LRP están asociadas con síndromes coronarios agudos o infarto de miocardio, lo que puede provocar revascularización o muerte cardíaca. En este estudio, nuestro objetivo fue establecer la relación entre las LRP detectadas por la ecografía intravascular NIRS en sitios sin endoprótesis y los eventos coronarios posteriores de nuevas lesiones responsables.

Métodos: En este estudio prospectivo de cohorte (LRP), se inscribieron pacientes de 44 centros médicos en Italia, Letonia, Países Bajos, Eslovaquia, Reino Unido y Estados Unidos. Fueron elegibles para su inclusión los pacientes con sospecha de enfermedad coronaria que se sometieron a cateterismo cardíaco con posible intervención coronaria percutánea ad hoc. Los pacientes inscritos se sometieron a la exploración de segmentos no culpables utilizando imágenes de ultrasonido intravascular NIRS. El estudio tenía dos hipótesis primarias jerárquicas, paciente y placa, cada una probando la asociación entre el índice máximo de carga lipídica de 4 mm (maxLCBI 4 mm) y los eventos cardiovasculares adversos mayores no culpables (NC-MACE). Los pacientes inscritos con LRP grandes (≥250 maxLCBI 4 mm) y una mitad seleccionada al azar de pacientes con LRP pequeños (<250 maxLCBI 4 mm) fueron seguidos durante 24 meses.

Resultados: Entre el 21 de febrero de 2014 y el 30 de marzo de 2016, se inscribieron 1.563 pacientes. Se observaron eventos relacionados con el dispositivo de ultrasonido intravascular NIRS en seis (0,4%) pacientes. Se asignaron al seguimiento 1.271 pacientes (edad media 64 años, DE 10, 883 [69%] hombres, 388 [31%] mujeres) con maxLCBI analizable de 4 mm. La incidencia acumulada a 2 años de NC-MACE fue del 9% (n = 103). Ambas hipótesis primarias jerárquicas se cumplieron. A nivel del paciente, la razón de riesgo (FC) no ajustada para NC-MACE fue 1,21 (IC 95% 1,09–1,35; p = 0,0004) por cada aumento de 100 unidades maxLCBI 4 mm) y HR ajustada 1,18 (1,05–1,32; p = 0,0043). En pacientes con un maxLCBI 4 mm más de 400, la HR no ajustada para NC-MACE fue 2,18 (1,48–3,22; p <0,0001) y la HR ajustada fue 1,89 (1,26–2,83; p = 0,0021). A nivel de la placa, la HR no ajustada fue de 1,45 (1,30–1,60; p <0,0001) por cada aumento de 100 unidades en maxLCBI 4 mm. Para segmentos con un maxLCBI 4 mm más de 400, la HR no ajustada para NC-MACE fue 4,22 (2,39–7,45; p <0,0001) y la HR ajustada fue 3,39 (1,85–6,20; p <0,0001).

Interpretación: La obtención de imágenes mediante ecografía intravascular por espectroscopía de infrarrojo cercano de territorios no obstructivos en pacientes sometidos a cateterismo cardíaco y posible intervención coronaria percutánea fue segura y puede ayudar a identificar pacientes y segmentos con mayor riesgo de eventos cardiovasculares adversos mayores no culpables posteriores. La ecografía intravascular NIRS se suma al arsenal como la primera herramienta de diagnóstico capaz de detectar pacientes y placas vulnerables en la práctica clínica.

Fondos: Infraredx.