Frecuencia de actividad sexual y supervivencia a largo plazo después de infarto agudo de miocardio

Frecuencia de actividad sexual y supervivencia a largo plazo después de infarto agudo de miocardio

Frecuencia de actividad sexual en diferentes momentos a lo largo del estudio, n (%).

Utilizando evaluaciones repetidas de la actividad sexual tras un infarto de miocardio, se demostró una asociación inversa con la mortalidad, que solo se explica en parte por los posibles factores de confusión medidos.


Estudios anteriores han demostrado una relación inversa entre la actividad sexual y la mortalidad en la población general. Evaluamos la asociación entre la actividad sexual y la supervivencia a largo plazo entre pacientes con infarto agudo de miocardio.

Métodos: Los pacientes de ≤65 años (n = 1120; edad media, 53 años) dados de alta de 8 hospitales en el centro de Israel después del primer infarto de miocardio de 1992-1993 fueron seguidos por mortalidad hasta 2015. La frecuencia de la actividad sexual fue autoinformada durante la hospitalización índice (basal; referido al año anterior al infarto) y después de 5 y 10-13 años, junto con datos sociodemográficos y clínicos. Se construyeron modelos de riesgos proporcionales de Cox para estimar la asociación con la mortalidad por todas las causas en las categorías de actividad sexual dependientes del tiempo.

Resultados: Al inicio del estudio, el 42% de los pacientes informaron una frecuencia de actividad sexual> una vez por semana, mientras que el 6% no informó actividad sexual. Después de 10-13 años, las tasas fueron del 21% y 27%, respectivamente. La menor actividad sexual se asoció con la edad avanzada, el sexo femenino, la falta de una pareja estable y más comorbilidades. Durante el seguimiento, se produjeron 524 muertes (47%). Se observó una relación inversa entre la frecuencia de la actividad sexual y la muerte, con razones de riesgo (intervalos de confianza del 95%) de 0.30 (0.23-0.38) para >una vez por semana, 0.36 (0.28-0.46) para una vez por semana y 0.53 (0.42- 0.66) para <una vez por semana, en comparación con ninguna. Después de ajustar los factores de confusión relevantes, las estimaciones se atenuaron a 0.68 (0.50-0.91), 0.63 (0.48-0.83) y 0.72 (0.57-0.93), respectivamente (P para tendencia = .004).

Conclusiones: Utilizando evaluaciones repetidas de la actividad sexual después del infarto de miocardio, se demostró una asociación inversa con la mortalidad, que solo se explica en parte por los posibles factores de confusión medidos.