Farmacoterapia para el tratamiento del trastorno por consumo de cannabis

Farmacoterapia para el tratamiento del trastorno por consumo de cannabis

Aunque los datos sobre las intervenciones farmacológicas para el trastorno por consumo de cannabis (TCC) son escasos, existe evidencia de que varias clases de medicamentos, incluidos los cannabinoides y los ISRS, son ineficaces. Debido al mayor acceso y uso del cannabis en la población general, junto con una alta prevalencia de TCC entre los usuarios actuales de cannabis, existe una necesidad urgente de más investigación para identificar tratamientos farmacológicos efectivos.

El trastorno por consumo de cannabis (TCC) es una preocupación creciente, y se necesitan datos basados en evidencia para informar las opciones de tratamiento.

Propósito: Revisar los beneficios y riesgos de las farmacoterapias para el tratamiento de TCC.
Fuentes de datos: MEDLINE, PsycINFO, Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas y registros de ensayos clínicos desde el inicio hasta septiembre de 2019.
Selección de estudios: Ensayos de farmacoterapia en adultos o adolescentes con TCC que se centraron en la abstinencia o reducción del cannabis, el mantenimiento del tratamiento, los síntomas de abstinencia y otros resultados.

Extracción de datos: Los datos fueron resumidos por 1 investigador y confirmados por un segundo. La calidad del estudio se evaluó de forma dual, y la fuerza de la evidencia (SOE) se determinó por consenso de acuerdo con los criterios estándar.

Síntesis de datos: En 26 ensayos, la evidencia fue en gran medida insuficiente. Se encontró evidencia de baja resistencia de que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) no reducen el consumo de cannabis ni mejoran el mantenimiento del tratamiento. Se encontró evidencia de fuerza baja a moderada de que la buspirona no mejora los resultados y que los cannabinoides no aumentan las tasas de abstinencia (SOE moderado), reducen el consumo de cannabis (SOE bajo) o aumentan la retención del tratamiento (SOE bajo). En todos los estudios de medicamentos, no se encontraron pruebas consistentes de un mayor daño.

Limitaciones: Se han realizado pocos ensayos metodológicamente rigurosos. Los ensayos existentes se ven obstaculizados por tamaños de muestra pequeños, altas tasas de deserción y heterogeneidad de intervenciones concurrentes y evaluación de resultados.

Conclusión: Aunque los datos sobre las intervenciones farmacológicas para el trastorno por consumo de cannabis (TCC) son escasos, existe evidencia de que varias clases de medicamentos, incluidos los cannabinoides y los ISRS, son ineficaces. Debido al mayor acceso y uso del cannabis en la población general, junto con una alta prevalencia de TCC entre los usuarios actuales de cannabis, existe una necesidad urgente de más investigación para identificar tratamientos farmacológicos efectivos.

Fuente de financiación primaria: U.S. Department of Veterans Affairs.