Exposición global al alcohol entre 1990 y 2017 y previsiones hasta 2030

Exposición global al alcohol entre 1990 y 2017 y previsiones hasta 2030

En base a esta previsión, es poco probable que se alcancen los objetivos globales de reducción del uso nocivo del alcohol, y se deben implementar medidas políticas efectivas y rentables para reducir la exposición al alcohol.

The Lancet, 07/05/2019Global alcohol exposure between 1990 and 2017 and forecasts until 2030: a modelling study

El consumo de alcohol es un factor de riesgo importante para la carga global de enfermedades, y los datos sobre la exposición al alcohol son cruciales para evaluar el progreso en el logro de los objetivos mundiales de enfermedades no transmisibles. Presentamos estimaciones sobre los principales indicadores de exposición al alcohol para 189 países desde 1990 hasta 2017, con previsiones hasta 2030.

Métodos: Consumo per cápita de alcohol en adultos (el consumo en L de alcohol puro por adulto [≥15 años]) en un año determinado se basó en datos validados por país hasta 2016. Los pronósticos hasta 2030 se obtuvieron de la mezcla logarítmica multivariable de modelos de distribución de Poisson. Utilizando datos de encuestas de 149 países, la prevalencia de abstinencia de por vida y consumo actual se obtuvo de las regresiones de Dirichlet. La prevalencia de consumo excesivo de episodios (prevalencia de 30 días de al menos una ocasión de 60 g de consumo de alcohol puro entre los bebedores actuales) se estimó con regresiones de respuesta fraccional utilizando datos de encuestas de 118 países.

Resultados: Entre 1990 y 2017, el consumo mundial per cápita en adultos aumentó de 5,9 L (95% CI 5,8–6,1) a 6,5 L (6,0–6,9), y se prevé que alcance los 7,6 L (6,5–10,2) para 2030. A nivel mundial, la prevalencia de abstinencia de por vida disminuyó del 46% (42–49) en 1990 al 43% (40–46) en 2017, aunque esta reducción no fue significativa, mientras que la prevalencia del consumo de alcohol actual aumentó del 45% (41-48) en 1990 al 47% (44-50) en 2017. Prevemos que ambas tendencias continuarán, con una disminución de la abstinencia al 40% (37-44) para 2030 (disminución anualizada de 0,2%) y la proporción de bebedores actuales aumentará al 50% (46–53) para 2030 (aumento anualizado de 0,2%). En 2017, el 20% (17–24) de los adultos bebían en episodios intensos (en comparación con 1990, cuando se estimaba en 18,5% [15,3-21,6%], y se espera que esta prevalencia aumente a l23% (19-27) en 2030.

Interpretación: En base a estos datos, es poco probable que se alcancen los objetivos globales para reducir el uso nocivo del alcohol, y se deben implementar medidas políticas efectivas y rentables para reducir la exposición al alcohol.

Fondos: Centre for Addiction and Mental Health, el WHO Collaborating Center for Addiction y el Mental Health at the Centre for Addiction and Mental Health.