Estructura y distribución de un intersticio no reconocido hasta ahora en tejidos humanos

Estructura y distribución de un intersticio no reconocido hasta ahora en tejidos humanos

Se describe la anatomía y la histología de un espacio macroscópico, lleno de líquido y previamente desconocido, aunque ampliamente diseminado dentro y entre los tejidos, una novedosa expansión y especificación del concepto del intersticio humano.

Scientific Reports, 27/03/2018“Structure and Distribution of an Unrecognized Interstitium in Human Tissues”

https://www.nature.com/articles/s41598-018-23062-6 

 

La endomicroscopía confocal con láser (pCLE) proporciona imágenes histológicas en tiempo real de tejidos humanos a una profundidad de 60-70 μm durante la endoscopia. El pCLE del conducto biliar extrahepático después de la inyección de fluoresceína demostró un patrón reticular dentro de los senos llenos de fluoresceína que no tenían un correlato anatómico conocido. La congelación del tejido de la biopsia antes de la fijación preserva la anatomía de esta estructura, demostrando que es parte de la submucosa y un espacio intersticial lleno de líquido previamente no apreciado, drenando a los ganglios linfáticos y soportado por una compleja red de gruesos haces de colágeno. Estos haces están revestidos intermitentemente de un lado por células similares a fibroblastos que se tiñen con marcadores endoteliales y vimentina, aunque existe una interfaz no alineada muy extensa e inusual entre las proteínas de la matriz de los haces y el fluido circundante. Observamos estructuras similares en numerosos tejidos que están sujetos a compresión intermitente o rítmica, incluidas las submucosas de todo el tracto gastrointestinal y la vejiga urinaria, la dermis, los tejidos blandos peri-bronquiales y periarteriales, y la fascia. Estas estructuras anatómicas pueden ser importantes en la metástasis del cáncer, el edema, la fibrosis y el funcionamiento mecánico de muchos o todos los tejidos y órganos. En resumen, describimos la anatomía y la histología de un espacio macroscópico, lleno de líquido y previamente desconocido, aunque ampliamente diseminado dentro y entre los tejidos, una novedosa expansión y especificación del concepto del intersticio humano.