Estado socioeconómico y riesgo de enfermedad cardiovascular en 20 países de ingresos bajos, medios y altos

Estado socioeconómico y riesgo de enfermedad cardiovascular en 20 países de ingresos bajos, medios y altos

Proporción de participantes estandarizados por edad y por sexo de participantes con puntaje de riesgo INTERHEART> 10 en países de ingresos altos, medios y bajos ingresos por educación

Aunque las personas con un nivel de educación más bajo de los países de ingresos bajos y medios tienen mayor incidencia y mortalidad por enfermedades cardiovasculares, tienen mejores perfiles de factores de riesgo general. Pero, estas personas tienen una notable peor atención de salud. Las políticas para reducir las inequidades en la salud a nivel mundial deben incluir estrategias para superar las barreras a la atención, especialmente para las personas con niveles más bajos de educación.

The Lancet Global Health, 23/04/2019Socioeconomic status and risk of cardiovascular disease in 20 low-income, middle-income, and high-income countries: the Prospective Urban Rural Epidemiologic (PURE) study

El estado socioeconómico se asocia con diferencias en los factores de riesgo para la incidencia de enfermedades cardiovasculares y los resultados, incluida la mortalidad. Sin embargo, no está claro si las asociaciones entre la enfermedad cardiovascular y las medidas comunes de estatus socioeconómico -la riqueza y la educación- difieren entre los países de ingresos altos, de ingresos medios y bajos, y, de ser así, por qué existen estas diferencias. Exploramos la asociación entre educación y riqueza del hogar con la enfermedad y la mortalidad cardiovascular para evaluar qué marcador es el predictor más importante de resultados, y si existe o no alguna diferencia en la enfermedad cardiovascular según el estado socioeconómico.

Métodos: En este estudio prospectivo de cohorte a gran escala, reclutamos adultos de entre 35 y 70 años de 367 comunidades urbanas y 302 rurales en 20 países. Recopilamos datos sobre familias y hogares en dos cuestionarios, y datos sobre factores de riesgo cardiovascular en un tercer cuestionario, que se complementó con un examen físico. Se evaluó el estado socioeconómico utilizando un índice de riqueza del hogar. La educación se clasificó como ninguna o solo educación primaria, educación secundaria o educación superior, definida como finalización de la escuela, colegio o universidad. La riqueza de los hogares, calculada a nivel de los hogares y con los datos de los hogares, se definió mediante un índice basado en la propiedad de los activos y las características de la vivienda. Los resultados primarios fueron la enfermedad cardiovascular importante, la mortalidad cardiovascular y la mortalidad por todas las causas. La información sobre eventos específicos se obtuvo de los participantes o de su familia.

Hallazgos: El reclutamiento para el estudio comenzó el 12 de enero de 2001, con la mayoría de los participantes inscritos entre el 6 de enero de 2005 y el 4 de diciembre de 2014. Fueron elegibles para su inclusión160.299 (87,9%) de 182.375 participantes con datos de referencia. Después de la exclusión de 6.130 (3,8%) participantes sin datos de referencia o de seguimiento completos, permanecieron para el análisis 154.169 individuos, de cinco países de ingresos bajos, 11 de ingresos medios y 4 de ingresos altos. Los participantes fueron seguidos durante una media de 7,5 años. Los eventos cardiovasculares mayores fueron más comunes entre las personas de bajo nivel de educación en todos los tipos de países estudiados, pero mucho más en los países de bajos ingresos. Después del ajuste por riqueza y otros factores, el HR (nivel de educación alto) fue de 1,23 (IC del 95% 0,96-1,58) para los países de ingresos altos, 1,59 (1,42 -1,78) en países de ingresos medios, y 2,23 (1,79-2,77) en países de bajos ingresos (pinteracción <0,0001). Observamos resultados similares para la mortalidad por todas las causas, con HR de 1,50 (1,14-1,98) para países de ingresos altos, 1,80 (1,58-2,06) en países de ingresos medios, y 2,76 (2,29-3,31) en países de bajos ingresos (pinteracción <0,0001). Por el contrario, no encontramos asociaciones o fueron débiles entre la riqueza y estos dos resultados. Las diferencias en los resultados entre los grupos educativos se explicaron por las diferencias en los factores de riesgo, que disminuyeron con la tasa de educación en los países de altos ingresos, pero aumentaron en el nivel de educación en los países de bajos ingresos (pinteracción <0,0001). Se ha demostrado que la atención médica (por ejemplo, el control de la presión arterial alta, la diabetes y la prevención secundaria) con resultados adversos sobre la enfermedad cardiovascular, es probable que los resultados de dicha atención sean deficientes en las personas con los niveles más bajos de educación en comparación con los de niveles más altos de educación en países de bajos ingresos; Sin embargo, no observamos diferencias marcadas en el cuidado basado en el nivel de educación en países de ingresos medios, y poca o ninguna diferencia en los países de altos ingresos.

Interpretación: Aunque las personas con un nivel de educación más bajo de los países de ingresos bajos y medios tienen mayor incidencia y mortalidad por enfermedades cardiovasculares, tienen mejores perfiles de factores de riesgo general. Sin embargo, estas personas tienen una notable peor atención de salud. Las políticas para reducir las inequidades en la salud a nivel mundial deben incluir estrategias para superar las barreras a la atención, especialmente para las personas con niveles más bajos de educación.

Fondos: Las fuentes de financiación completas se enumeran al final del documento (consulte Agradecimientos).