Estadísticas mundiales sobre el consumo de alcohol, tabaco y drogas ilícitas: informe de situación de 2017

Estadísticas mundiales sobre el consumo de alcohol, tabaco y drogas ilícitas: informe de situación de 2017

En 2015, el consumo de alcohol y tabaco costó a la población humana más 250 millones de años de vida ajustados por discapacidad, y las drogas ilícitas costaron algunas decenas de millones. Los europeos sufrieron proporcionalmente más, pero en términos absolutos la tasa de mortalidad fue mayor en los países de ingresos bajos y medianos con grandes poblaciones, y donde la calidad de los datos era más limitada. Se necesitan mejores métodos estandarizados y rigurosos para la recopilación de datos, la compilación y la presentación de informes para evaluar con mayor precisión las tendencias geográficas y temporales en el uso de sustancias y su carga de morbilidad.

Addiction, 05/2018“Global statistics on alcohol, tobacco and illicit drug use: 2017 status report”

https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/add.14234 

 

 

Esta revisión proporciona una fuente actualizada de información sobre el consumo de alcohol, tabaco y drogas ilícitas, y de su mortalidad asociada y la carga de morbilidad. También se discuten las limitaciones en los datos, que incluyen cómo se pueden abordar en el futuro.

Métodos: Las fuentes de datos online se identificaron a través de la revisión de expertos. Los datos se obtuvieron principalmente de la Organización Mundial de la Salud, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, y el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud.

Resultados: En 2015, la prevalencia estimada entre la población adulta fue del 18,3% en el uso intensivo de alcohol por períodos (en los últimos 30 días); del 15,2% para el tabaquismo diario; y del 3,8%, 0,77%, 0,37% y 0,35% para el consumo de cannabis, anfetaminas, opiáceos y cocaína en el año anterior, respectivamente. Las regiones europeas tuvieron la prevalencia más alta de uso episódico intenso de alcohol y de consumo diario de tabaco. La prevalencia estandarizada por edad de la dependencia del alcohol fue de 843,2 por 100.000 personas; para la dependencia del cannabis, los opioides, las anfetaminas y la cocaína fue del 259.3, 220.4, 86.0 y 52.5 por cada 100.000 personas, respectivamente. La región de América del Norte de altos ingresos tenía una de las tasas más altas de dependencia del cannabis, los opiáceos y la cocaína. Los años de vida ajustados por discapacidad (DALYs) fueron más altos para el tabaco (170,9 millones de DALYs), seguidos por el alcohol (85,0 millones) y las drogas ilícitas (27,8 millones). Las tasas de mortalidad atribuibles a sustancias fueron más altas para el tabaco (110,7 muertes por 100.000 personas), seguidas por el alcohol y las drogas ilícitas (33,0 y 6,9 muertes por 100.000 personas, respectivamente). Las tasas de mortalidad estandarizadas por edad atribuibles y los DALYs para el alcohol y las drogas ilícitas fueron más altos en Europa del Este; las tasas de mortalidad por tabaco estandarizadas por edad atribuibles y los DALYs más altos en Oceanía.

Conclusiones: En 2015, el consumo de alcohol y tabaco costó a la población humana más 250 millones de años de vida ajustados por discapacidad, y las drogas ilícitas costaron algunas decenas de millones. Los europeos sufrieron proporcionalmente más, pero en términos absolutos la tasa de mortalidad fue mayor en los países de ingresos bajos y medianos con grandes poblaciones, y donde la calidad de los datos era más limitada. Se necesitan mejores métodos estandarizados y rigurosos para la recopilación de datos, la compilación y la presentación de informes para evaluar con mayor precisión las tendencias geográficas y temporales en el uso de sustancias y su carga de morbilidad.