Efectos de la suplementación con vitamina D en la salud musculoesquelética

Efectos de la suplementación con vitamina D en la salud musculoesquelética

Los hallazgos sugieren que la suplementación con vitamina D no previene fracturas o caídas, ni tiene efectos clínicamente significativos en la densidad mineral ósea. No hay diferencias entre los efectos de dosis más altas y más bajas de vitamina D. Hay poca justificación para usar suplementos de vitamina D para mantener o mejorar la salud musculoesquelética. Esta conclusión debe reflejarse en las guías clínicas.

The Lancet Duiabtes & Endocrinology, 04/10/2018“Effects of vitamin D supplementation on musculoskeletal health: a systematic review, meta-analysis, and trial sequential analysis”

https://www.thelancet.com/journals/landia/article/PIIS2213-8587(18)30265-1/fulltext

 

Los efectos de la vitamina D en las fracturas, caídas y densidad mineral ósea son inciertos, particularmente para dosis altas de vitamina D. El objetivo fue determinar el efecto de la suplementación con vitamina D sobre las fracturas, caídas y densidad ósea.

Métodos: En esta revisión sistemática, metanálisis de efectos aleatorios y el análisis secuencial de ensayos, utilizamos los resultados de las búsquedas bibliográficas en los metanálisis publicados anteriormente. Actualizamos estos hallazgos buscando en PubMed, Embase y Cochrane Central entre el 14 de septiembre de 2017 y el 26 de febrero de 2018, usando el término de búsqueda “vitamina D” y palabras clave adicionales, sin restricciones de idioma. Se evaluaron ensayos controlados aleatorios de adultos (> 18 años) que compararon la vitamina D con controles no tratados, placebo o suplementos de vitamina D de dosis más baja. Los ensayos con intervenciones múltiples (p. ej., calcio y vitamina D coadministrados) fueron elegibles si los grupos de estudio diferían solo por el uso de vitamina D. Se excluyeron los ensayos de análogos de la vitamina D hidroxilados. Los estudios elegibles incluyeron datos de resultados para fracturas totales o de cadera, caídas o densidad mineral ósea medida en la columna lumbar, la cadera total, el cuello femoral, el cuerpo total o el antebrazo. Se extrajeron datos sobre las características de los participantes, el diseño del estudio, las intervenciones, los resultados, las fuentes de financiación y los conflictos de intereses. Los puntos finales co-primarios fueron participantes con al menos una fractura, al menos una fractura de cadera o al menos una caída; comparamos los datos de fracturas y caídas con riesgos relativos con un análisis de intención de tratar con todos los datos disponibles. Los criterios de valoración secundarios fueron el cambio porcentual en la densidad mineral ósea desde el inicio en la columna lumbar, en la cadera total, n el cuello femoral, en el cuerpo total y en el antebrazo.

Resultados: Se identificaron 81 ensayos controlados aleatorios (n = 53.537 participantes) que informaron fractura (n = 42), caídas (n = 37) o densidad mineral ósea (n = 41). En los análisis agrupados, la vitamina D no tuvo efecto en la fractura total (36 ensayos; n = 44.790, riesgo relativo 1,00, IC 95% 0,93–1,07), fractura de cadera (20 ensayos; n = 36.655, 1.11, 0.97–1.26), o caídas (37 ensayos; n = 34.144, 0.97, 0.93–1.02). Los resultados fueron similares en los ensayos controlados aleatorios de dosis altas versus dosis bajas de vitamina D y en los análisis de subgrupos de los ensayos controlados aleatorios que utilizaron dosis superiores a 800 UI por día. En los análisis agrupados, no hubo diferencias clínicamente relevantes entre los grupos en la densidad mineral ósea en ningún sitio (rango −0.16% a 0.76% durante 1 a 5 años). Para fracturas totales y caídas, la estimación del efecto se encuentra dentro del límite de inutilidad para riesgos relativos de 15%, 10%, 7, 5% y 5% (solo fractura total), lo que sugiere que la suplementación con vitamina D no reduce las fracturas o caídas estos valores. Para la fractura de cadera, con un riesgo relativo del 15%, la estimación del efecto se sitúa entre el límite de inutilidad y el límite inferior, lo que significa que existe evidencia confiable de que la suplementación de vitamina D no reduce las fracturas de cadera en esta cantidad, pero sigue existiendo incertidumbre sobre si podría aumentar las fracturas de cadera. La estimación del efecto se encuentra dentro del límite de inutilidad en umbrales de 0,5% para la cadera, el antebrazo y la densidad mineral ósea total del cuerpo, y de 1,0% para la columna lumbar y el cuello femoral, proporcionando evidencia confiable de que la vitamina D no los altera los resultados en estas cantidades.

Interpretación: Nuestros hallazgos sugieren que la suplementación con vitamina D no previene fracturas o caídas, ni tiene efectos clínicamente significativos en la densidad mineral ósea. No hubo diferencias entre los efectos de dosis más altas y más bajas de vitamina D. Hay poca justificación para usar suplementos de vitamina D para mantener o mejorar la salud musculoesquelética. Esta conclusión debe reflejarse en las guías clínicas.

Fondos: Health Research Council of New Zealand.