Efectividad de la distancia social en la mitigación de la propagación de COVID-19

Efectividad de la distancia social en la mitigación de la propagación de COVID-19
La intervención única más efectiva es la intensidad del aislamiento de casos.
La aplicación de las 4 intervenciones de distanciamiento social: cierre de escuelas, suspensión del trabajo, mayor aislamiento de casos y reducción de contacto comunitario, es muy efectiva para aplanar la curva epidémica, reducir el número máximo de casos diarios y prolongar la duración del brote.
Antecedentes: El nuevo coronavirus COVID19 ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud como una pandemia debido a su propagación mundial. La capacidad de los países para contener y controlar la transmisión es crítica en ausencia de una vacuna. Evaluamos una variedad de medidas de distanciamiento social para determinar qué estrategias son más efectivas para reducir la tasa máxima de infección diaria y la presión consiguiente sobre el sistema de atención médica.
Métodos: Utilizando los datos de transmisión COVID19 de la fuente del brote en la provincia de Hubei, China, recopilados antes de la activación de las medidas de contención, adaptando un modelo de simulación basado en individuos establecido de la ciudad de Newcastle, Australia, con una población de 272.409. La simulación de la transmisión del virus en este modelo comunitario sin intervenciones proporcionó la situación inicial a partir de la cual comparar estrategias alternativas de distanciamiento social. Se determinó el historial de infección de cada individuo, así como el tiempo de infección. A partir de este modelo, se obtuvieron datos, la tasa de crecimiento de los casos, la magnitud del pico epidémico y la duración del brote.
Hallazgos: La aplicación de las cuatro intervenciones de distanciamiento social: el cierre de escuelas, dejar de asistir al puesto de trabajo, el mayor aislamiento de casos y la reducción de contacto con la comunidad es altamente efectiva para aplanar la curva epidémica, reducir el número máximo de casos diarios y prolongar la duración del brote. También se descubrió que eran efectivos incluso después de 10 semanas de retraso desde la llegada del caso índice. Se encontró que la intervención única más efectiva fue aumentar el aislamiento de casos, al 100 por ciento de los niños y al 90 por ciento de los adultos.
Interpretación: Puesto que las estrategias intensas de intervención para el distanciamiento social tienen un gran efecto en la reducción del pico epidémico, pueden considerarse estas estrategias una vez que han resultado poco efectivas las estrategias más débiles. Surgen preguntas sobre la duración de las medidas de distanciamiento social, dado que son muy perjudiciales para la sociedad. Es posible que sea necesario hacer concesiones entre la efectividad de las estrategias de distanciamiento social y la voluntad de la población de adherirse a ellas.