Detección salival de COVID-19

Detección salival de COVID-19

El estudio encuentra que los métodos de diagnóstico estándar de hisopos nasofaríngeos y orofaríngeos detectan más casos de COVID-19 que las pruebas de saliva, en pacientes asintomáticos pero de alto riesgo o levemente sintomáticos.

 

Ann Intern Med, 28/08/2020Salivary Detection of COVID-19”.

Antecedentes: Las pruebas estándar para el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) requieren un hisopo nasofaríngeo u orofaríngeo, pero están limitadas por una sensibilidad moderada, la necesidad de recursos humanos para el cuidado de la salud y equipo de protección personal, y el potencial de transmisión durante el tránsito hacia o en el centro de pruebas. Existe una necesidad urgente de estrategias de prueba innovadoras para acelerar la identificación de casos y facilitar las pruebas masivas.

Objetivo: Determinar la tasa de detección del SARS-CoV-2 utilizando un kit novedoso y autoadministrado para la recolección de saliva en comparación con la prueba estándar con hisopo.

Métodos: Inscribimos de forma prospectiva a personas consecutivas, asintomáticas, de alto riesgo y a aquellas con síntomas leves que sugieren la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en un centro de pruebas centralizado en Ottawa, Canadá. Los adultos elegibles proporcionaron 1 muestra de saliva utilizando un kit de auto recogida (OMNIgene • ORAL, OM-505 [DNA Genotek]) al mismo tiempo que su prueba de hisopo estándar. Estos kits están diseñados para la auto recogida sin la ayuda de un experto y pueden conservar material viral a temperatura ambiente para su transporte y análisis (1). La extracción total de ácido nucleico y el análisis de la reacción en cadena de la polimerasa para el SARS-CoV-2 se realizaron en el Laboratorio Regional de Ontario Oriental en Ottawa para hisopos y en el Laboratorio Nacional de Microbiología en Winnipeg para la saliva. Se informaron los resultados para la detección del gen de la envoltura (E) del SARS-CoV-2 con un valor de umbral de ciclo inferior a 37. El Suplemento (disponible en Annals.org) proporciona detalles metodológicos adicionales.

Hallazgos: De las muestras emparejadas de hisopos y saliva de 1.939 analizadas (Figura), se detectó el gen SARS-CoV-2 E en 70 muestras (Tabla), 80.0% con hisopos y 68.6% con saliva. Treinta y cuatro participantes (48,6%) dieron positivo al SARS-CoV-2 tanto en muestras de hisopo como de saliva. Se observaron resultados discordantes en 22 participantes (31,4%) que dieron positivo con hisopo solo y en 14 (20%) que dieron positivo con saliva sola. Se obtuvieron hisopos de la nasofaringe en el 35,7% de los participantes que dieron positivo con saliva sola, en comparación con el 9,1% de los participantes que dieron positivo con hisopo solo.

Discusión: Nuestro estudio encontró que los métodos de diagnóstico estándar de hisopos nasofaríngeos y orofaríngeos detectaban más casos de COVID-19 que las pruebas de saliva entre pacientes asintomáticos, pero de alto riesgo o levemente sintomáticos. Se ha propuesto la detección salival del SARS-CoV-2 como una alternativa a los métodos estándar de diagnóstico con hisopo. La prueba de saliva presenta ventajas potenciales: la recolección no requiere personal capacitado o equipo de protección personal, se puede realizar fuera de los centros de prueba y puede tolerarse mejor en poblaciones pediátricas o desafiantes.
Debido a la inestabilidad del ARN, el uso de saliva requiere un transporte rápido a un laboratorio para la extracción de material viral y el análisis de reacción en cadena de la polimerasa. Este estudio es único en el sentido de que utilizó un novedoso kit de recolección que contiene un conservante y líquido viricida, lo que permite un almacenamiento y transporte seguro y estable de las muestras. Nuestros hallazgos se suman a los de estudios previos, que se han centrado en las pruebas salivales de pacientes sintomáticos u hospitalizados (2); estos estudios han sugerido que las pruebas de saliva pueden ser más sensibles. Por diseño, incluimos personas asintomáticas y levemente sintomáticas para simular la detección masiva de COVID-19.
Nuestro estudio tiene importantes limitaciones. En primer lugar, es un desafío evaluar el rendimiento de una nueva prueba de diagnóstico en ausencia de una verdadera referencia estándar de oro. La tasa de falsos negativos informada de las pruebas basadas en la reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa para el SARS-CoV-2 usando hisopos es aproximadamente del 38% al inicio de los síntomas y tan alta como del 100% poco después de la exposición (3). En nuestro estudio, el 20% de los casos de COVID-19 se detectaron solo con saliva, lo que respalda aún más la idea de que la prueba estándar con hisopo puede ser un estándar de referencia poco confiable. En segundo lugar, se realizaron frotis nasofaríngeos u orofaríngeos de acuerdo con la disponibilidad de hisopos en el centro de pruebas, aunque se prefieren los hisopos nasofaríngeos en personas sintomáticas y en las que se encuentran más tarde en el curso de la enfermedad (4), lo que puede haber afectado nuestros resultados. No se realizaron análisis de la influencia del sitio del hisopo en los resultados del estudio debido al tamaño limitado de la muestra. En tercer lugar, el análisis de muestras de hisopos y saliva se dividió entre 2 laboratorios para adaptarse a la demanda de recursos de análisis en una pandemia. El efecto potencial de las diferencias en los ensayos se mitigó mediante una evaluación dirigida del gen E, un gen diana sensible y ampliamente aceptado para el SARS-CoV-2 (5). Finalmente, más de la mitad de los pacientes elegibles declinaron participar.
No obstante, nuestro estudio muestra la viabilidad de una herramienta de recogida simple y segura para la detección en saliva del SARS-CoV-2 en el entorno de un centro de pruebas de COVID-19. A pesar de una tasa estimada de detección más baja en relación con las pruebas con hisopo, las pruebas de saliva pueden ser de particular beneficio para poblaciones remotas, vulnerables o desafiantes.