Consumo de alcohol y enfermedad en 195 países y territorios, 1990-2016

Consumo de alcohol y enfermedad en 195 países y territorios, 1990-2016

Unidades estándar promedio (10 g de etanol puro por porción) consumidas por día, estandarizadas por edad, para mujeres (A) y hombres (B) en 2016, en 195 ubicaciones

El consumo de alcohol es un factor de riesgo principal para la carga global de la enfermedad y causa una pérdida sustancial de salud. El riesgo de mortalidad por todas las causas, y específica de cáncer, aumenta con niveles crecientes de consumo, y el nivel de consumo que minimiza la pérdida de salud es cero. Estos resultados sugieren que las políticas de control del alcohol podrían necesitar ser revisadas en todo el mundo, reenfocándose en los esfuerzos para reducir el consumo general a nivel de la población.

The Lancet, 23/08/2018“Alcohol use and burden for 195 countries and territories, 1990–2016: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2016”

https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(18)31310-2/fulltext

 

El consumo de alcohol es uno de los principales factores de riesgo de muerte y discapacidad, pero su asociación general con la salud sigue siendo compleja dados los posibles efectos protectores del consumo moderado de alcohol en algunas condiciones. Con nuestro enfoque integral del cómputo de salud en el Global Burden of Diseases, Injuries, and Risk Factors Study 2016, generamos estimaciones mejoradas del uso de alcohol y las muertes atribuibles al alcohol y años de vida ajustados por discapacidad (DALYs) para 195 lugares desde 1990 hasta 2016, para ambos sexos y para grupos de edad de 5 años entre las edades de 15 años y 95 años y mayores.

Métodos: Utilizando 694 fuentes de datos de consumo de alcohol a nivel individual y poblacional, junto con 592 estudios prospectivos y retrospectivos sobre el riesgo de consumo de alcohol, obtuvimos estimaciones de la prevalencia del consumo actual de alcohol, la abstención y la distribución del consumo de alcohol entre los bebedores actuales en unidades estándar diarias (definido como 10 g de alcohol etílico puro) y muertes atribuibles al alcohol y DALYs. Realizamos varias mejoras metodológicas en comparación con las estimaciones anteriores: primero, ajustamos las estimaciones de las ventas de alcohol para tener en cuenta el consumo turístico y el no registrado; segundo, hicimos un nuevo metanálisis de riesgos relativos para 23 resultados de salud asociados con el consumo de alcohol; y tercero, desarrollamos un nuevo método para cuantificar el nivel de consumo de alcohol que minimiza el riesgo general para la salud individual.

Resultados: A nivel mundial, el consumo de alcohol fue el séptimo factor de riesgo para muertes y DALYs en 2016, representando el 2,2% (95% intervalo de incertidumbre [IU] 1,5-3,0) de muertes estandarizadas para las mujeres por edad y 6,8 % (5,8-8,0) de muertes estandarizadas por edad para hombres. Entre la población de 15-49 años, el consumo de alcohol fue el principal factor de riesgo a nivel mundial en 2016, con un 3,8% (95% UI 3,2-4,3) de muertes en mujeres y 12,2% (10,8- 13,6) de las muertes en hombres atribuibles al consumo de alcohol. Para la población de 15-49 años, los DALYs atribuibles en mujeres fueron del 2,3% (95% UI 2,0-2,6) y los DALYs atribuibles en hombres fueron del 8,9% (7,8-9,9). Las tres causas principales de muertes atribuibles en este grupo de edad fueron tuberculosis (1,4% [95% UI 1,0-1,7] del total de muertes), accidentes de tráfico (1,2% [0,7-1,9] ]) y autolesiones (1,1% [0,6-1,5]). Para las poblaciones de 50 años o más, los cánceres representaron una gran proporción del total de muertes atribuibles al alcohol en 2016, constituyendo el 27,1% (95% UI 21,2-33,3) del total de muertes en mujeres atribuibles al alcohol y 18,9% (15,3-22,6) de las muertes en hombres. El nivel de consumo de alcohol que minimizó el daño en los resultados de salud fue cero (95% UI 0,0-0,8) bebidas estándar por semana.

Interpretación: El consumo de alcohol es un factor de riesgo principal para la carga global de la enfermedad y causa una pérdida sustancial de salud. Encontramos que el riesgo de mortalidad por todas las causas, y específica de cáncer, aumenta con niveles crecientes de consumo, y el nivel de consumo que minimiza la pérdida de salud es cero. Estos resultados sugieren que las políticas de control del alcohol podrían necesitar ser revisadas en todo el mundo, reenfocándose en los esfuerzos para reducir el consumo general a nivel de la población.

Fondos: Bill & Melinda Gates Foundation.