Características de diseño y riesgo de sesgo de los estudios que respaldan las aprobaciones de medicamentos contra el cáncer por la Agencia Europea de Medicamentos.

Características de diseño y riesgo de sesgo de los estudios que respaldan las aprobaciones de medicamentos contra el cáncer por la Agencia Europea de Medicamentos.

Evaluación de sesgo de los ensayos controlados aleatorios fundamentales que respaldan las aprobaciones de medicamentos contra el cáncer de la Agencia Europea de Medicamentos utilizando la información disponible en la literatura científica (publicaciones de ensayos, protocolos, materiales complementarios y registros de registros de ensayos clínicos) y documentos reglamentarios. Las evaluaciones de riesgo de sesgo se basaron en los criterios de valoración primarios de eficacia. DFS = supervivencia libre de enfermedad; EFS = supervivencia libre de eventos; CVRS = calidad de vida relacionada con la salud; OS = supervivencia general; SLP = supervivencia libre de progresión.

Casi la mitad de los estudios de medicamentos contra el cáncer aprobados por la Agencia Europea de Medicamentos entre 2014 y 2016 tenían un alto riesgo de sesgo en función de su diseño, conducta o análisis, algunos de los cuales podrían ser inevitables debido a la complejidad de los ensayos del cáncer. Los documentos reglamentarios y la literatura científica tenían lagunas en sus informes. Las publicaciones en revistas no reconocieron las limitaciones clave de la evidencia disponible identificada en los documentos reglamentarios.

Objetivo: Examinar las características de diseño, el riesgo de sesgo y la idoneidad de los informes de ensayos controlados aleatorios fundamentales de medicamentos contra el cáncer aprobados por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Diseño: Análisis transversal.

Ámbito: Documentos reglamentarios europeos, registros de registros de ensayos clínicos, protocolos, publicaciones en revistas y apéndices complementarios.

Criterios de elegibilidad: Ensayos controlados aleatorios fundamentales de nuevos medicamentos contra el cáncer aprobados por la EMA entre 2014 y 2016.

Principales medidas de resultado: Características del diseño del estudio (asignación al azar, comparadores y puntos finales); riesgo de sesgo utilizando la herramienta revisada Cochrane (sesgo derivado del proceso de asignación al azar, desviaciones de las intervenciones previstas, datos de resultados faltantes, medición del resultado y selección del resultado informado); e informes de adecuación (integridad y consistencia de la información en protocolos de ensayos, publicaciones, apéndices suplementarios, registros de registros de ensayos clínicos y documentos reglamentarios).

Resultados: Entre 2014 y 2016, la EMA aprobó 32 nuevos medicamentos contra el cáncer en base a 54 estudios fundamentales. De estos, 41 (76%) eran ensayos controlados aleatorios y 13 (24%) eran estudios no aleatorios o estudios de brazo único. 39/41 ensayos controlados aleatorios tenían publicaciones disponibles y se incluyeron en nuestro estudio. Solo 10 ensayos controlados aleatorios (26%) midieron la supervivencia general como punto final primario o coprimario, y los ensayos restantes evaluaron medidas sustitutivas como la supervivencia libre de progresión y las tasas de respuesta. En general, se consideró que 19 ensayos controlados aleatorios (49%) tenían un alto riesgo de sesgo para su resultado primario. Las preocupaciones sobre la falta de datos de resultado (n = 10) y la medición del resultado (n = 7) fueron los dominios más comunes que llevaron a un alto riesgo de juicio de sesgo. Un menor número de ensayos controlados aleatorios que evaluaron la supervivencia general como criterio de valoración primario tuvieron un alto riesgo de sesgo respecto de los que evaluaron los criterios de valoración sustitutivos de eficacia (2/10 (20%) v 16/29 (55%), respectivamente). Cuando la información disponible en los documentos reglamentarios y la literatura científica se consideró por separado, el juicio general de riesgo de sesgo difirió para ocho ensayos controlados aleatorios (21%), lo que refleja la insuficiencia de informes en ambas fuentes de información. Los reguladores identificaron déficits adicionales más allá de los dominios considerados en las evaluaciones de riesgo de sesgo para 10 medicamentos (31%). Estos déficits incluyeron la magnitud del beneficio clínico, los comparadores inapropiados y los puntos finales de estudio no preferidos, que no se revelaron como limitaciones en publicaciones científicas.

Conclusiones: La mayoría de los estudios fundamentales que formaron la base para la aprobación EMA de nuevos medicamentos contra el cáncer entre 2014 y 2016 fueron ensayos controlados aleatorios. Sin embargo, se considera que casi la mitad de ellos tenían un alto riesgo de sesgo en función de su diseño, conducta o análisis, algunos de los cuales podrían ser inevitables debido a la complejidad de los ensayos del cáncer. Los documentos reglamentarios y la literatura científica tenían lagunas en sus informes. Las publicaciones en revistas no reconocieron las limitaciones clave de la evidencia disponible identificada en los documentos reglamentarios.