El cannabis fumado puede reducir la espasticidad y el dolor en la esclerosis múltiple aunque con un cierto impacto cognitivo

El cannabis fumado puede reducir la espasticidad y el dolor en la esclerosis múltiple aunque con un cierto impacto cognitivo.
CMAJ, 14/05/2012,“Smoked cannabis for spasticity in multiple sclerosis: a randomized, placebo-controlled trial”.
La espasticidad es un síntoma común y mal controlado de la esclerosis múltiple. El objetivo del ensayo fue determinar el efecto a corto plazo del cannabis fumado en este síntoma. Fueron asignados al azar al inicio del estudio 37 participantes con esclerosis múltiple y espasticidad. Se asignó aleatoriamente a los participantes ya sea a la intervención (cannabis fumado, una vez al día durante tres días) o control (cigarrillos de placebo idénticos, una vez al día durante tres días). Cada participante fue evaluado diariamente antes y después del tratamiento. Después de un intervalo de lavado de 11 días, los participantes pasaron al grupo opuesto. El resultado primario fue el cambio en la espasticidad, medido por la puntuación del paciente en la escala modificada de Ashworth. Los resultados secundarios incluyeron la
percepción de los pacientes de dolor (medido con una escala analógica visual), un paseo cronometrado y los cambios en la función cognitiva (medida por el rendimiento del paciente en la Prueba Auditiva de Adición), además de las calificaciones de la fatiga. De los 37 iniciales 30 completaron el ensayo. El tratamiento con cannabis fumado dio como resultado una reducción en las puntuaciones de los pacientes en la escala de Ashworth modificada en un promedio de 2,74 puntos más que el placebo (p <0,0001). Además, el tratamiento redujo las puntuaciones de dolor en una escala analógica visual en una media de 5,28 puntos más que el placebo (p = 0,008). La puntuación para la caminata cronometrada no difirió significativamente entre el tratamiento y el placebo (p = 0,2). Finalmente, la puntuación de la Prueba Auditiva de Adición disminuyó en 8.67 puntos más con el tratamiento que con el placebo (p = 0,003). No hubo eventos adversos graves durante el ensayo. Los autores concluyen que  el cannabis fumado es superior al placebo en los síntomas y la reducción del dolor en los participantes con un tratamiento resistente a la espasticidad. Los estudios futuros deberían examinar si las diferentes dosis puede dar lugar a efectos beneficiosos similares con menor impacto cognitivo.