Cannabinoides para el tratamiento de trastornos mentales

Cannabinoides para el tratamiento de trastornos mentales

Existe poca evidencia de que los cannabinoides mejoren los trastornos y síntomas depresivos, los trastornos de ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el síndrome de Tourette, el trastorno de estrés postraumático o la psicosis. Existe evidencia de muy baja calidad de que el tetrahidrocannabinol (THC) farmacéutico (con o sin cannabidiol) obtiene una pequeña mejoría en los síntomas de ansiedad en las personas con otras afecciones médicas.


Se ha sugerido que los cannabinoides medicinales, incluidos el cannabis medicinal y los cannabinoides farmacéuticos y sus derivados sintéticos, como el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), tienen un papel terapéutico en ciertos trastornos mentales. Analizamos la evidencia disponible para determinar la efectividad y seguridad de todos los tipos de cannabinoides medicinales en el tratamiento de los síntomas de varios trastornos mentales.

Métodos: Para esta revisión sistemática y metaanálisis, se realizaron búsquedas en MEDLINE, Embase, PsycINFO, el Registro Cochrane Central de Ensayos Clínicos Controlados y la Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas para estudios publicados entre el 1 de enero de 1980 y el 30 de abril de 2018. También se realizaron búsquedas para estudios no publicados o en curso en ClinicalTrials.gov, el Registro de ensayos clínicos de la UE y el Registro de ensayos clínicos de Australia y Nueva Zelanda. C
onsideramos todos los estudios que examinan cualquier tipo y formulación de un cannabinoide medicinal en adultos (≥18 años) para tratar la depresión, la ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el síndrome de Tourette, el trastorno de estrés postraumático o la psicosis, ya sea como condición primaria o secundaria a otras condiciones médicas. No establecimos restricciones en el idioma, el estado de publicación o el tipo de estudio (es decir, se incluyeron los diseños de estudio experimental y observacional). Los resultados primarios fueron la remisión y los cambios en los síntomas de estos trastornos mentales. También se examinó la seguridad de los cannabinoides medicinales para estos trastornos mentales. La evidencia de los ensayos controlados aleatorios se sintetizó como odds ratios (OR) para la remisión del trastorno, eventos adversos y abandonos, y como diferencias de medias estandarizadas (SMD) para el cambio en los síntomas, mediante metanálisis de efectos aleatorios. La calidad de la evidencia se evaluó con la herramienta Cochrane de riesgo de sesgo y el enfoque de calificación de recomendaciones, evaluación, desarrollo y evaluación (GRADE).

Resultados: Se incluyeron 83 estudios elegibles (40 ensayos controlados aleatorios, n = 3.067): 42 para la depresión (23 ensayos controlados aleatorios; n = 2.551), 31 para la ansiedad (17 ensayos controlados aleatorios; n = 605), 8 para el síndrome de Tourette (dos ensayos controlados aleatorios; n = 36), 3 para el TDAH (un ensayo controlado aleatorio; n = 30), 12 para el trastorno de estrés postraumático (un ensayo controlado aleatorio; n = 10) y 11 para la psicosis (seis ensayos controlados aleatorios; n = 281). El THC farmacéutico (con o sin CBD) mejoró los síntomas de ansiedad en las personas con otras afecciones médicas (principalmente dolor crónico no canceroso y esclerosis múltiple; SMD −0,25 [IC 95% −0,49 a −0,01]; siete estudios; n = 252), aunque la evidencia GRADE fue muy baja. El THC farmacéutico (con o sin CBD) empeoró los síntomas negativos de la psicosis en un solo estudio (SMD 0,36 [IC 95% 0,10 a 0,62]; n = 24). El THC farmacéutico (con o sin CBD) no afectó significativamente ningún otro resultado primario para los trastornos mentales examinados, pero aumentó el número de personas que tuvieron eventos adversos (OR 1,99 [IC 95% 1,20 a 3,29]; diez estudios; n = 1.495) y retiros debido a eventos adversos (2,78 [1,59 a 4,86]; 11 estudios; n = 1.621) en comparación con placebo en todos los trastornos mentales examinados. Pocos ensayos controlados aleatorios examinaron el papel del CBD farmacéutico o el cannabis medicinal.

Interpretación: Existe poca evidencia que sugiera que los cannabinoides mejoren los trastornos y síntomas depresivos, los trastornos de ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el síndrome de Tourette, el trastorno de estrés postraumático o la psicosis. Existe evidencia de muy baja calidad de que el tetrahidrocannabinol (THC) farmacéutico (con o sin cannabidiol) obtiene una pequeña mejoría en los síntomas de ansiedad en las personas con otras afecciones médicas. Sigue habiendo pruebas insuficientes para proporcionar orientación sobre el uso de cannabinoides para el tratamiento de trastornos mentales dentro de un marco regulatorio. Se necesitan más estudios de alta calidad que examinen directamente el efecto de los cannabinoides en el tratamiento de los trastornos mentales.

Fondos: Therapeutic Goods Administration, Australia; Commonwealth Department of Health, Australia; Australian National Health and Medical Research Council; y US National Institutes of Health.