Cáncer de mama invasivo tras el carcinoma ductal in situ en mujeres que asistieron a exámenes de detección

Cáncer de mama invasivo tras el carcinoma ductal in situ en mujeres que asistieron a exámenes de detección

Mortalidad por cáncer de mama entre 1.273 mujeres registradas con cáncer de mama invasivo después de haber sido diagnosticadas previamente con carcinoma ductal in situ unilateral (CDIS) como resultado de un examen de detección entre abril de 2000 y marzo de 2014 y que se sometieron a cirugía, según las características del CDIS original. Para cada variable, el ajuste fue para todas las demás variables mostradas. BCS + RT = cirugía conservadora de mama, radioterapia registrada; BCS-RT = cirugía conservadora de seno, radioterapia no registrada; ER +, endocrina = receptor positivo de estrógeno DCIS positivo y tratamiento endocrino registrado; ER +, no endocrino = receptor positivo de estrógeno DCIS y tratamiento endocrino no registrado; ER- = receptor de estrógeno negativo.

Las mujeres con cáncer de mama después del carcinoma ductal in situ detectadas por cribado han experimentado, en promedio, mayores riesgos a largo plazo de cáncer de mama invasivo y muerte por cáncer de mama que las mujeres de la población general durante un período de al menos dos décadas tras el diagnóstico. El tratamiento más intensivo y los mayores márgenes quirúrgicos se asocian con menores riesgos de cáncer de mama invasivo.


Objetivo: Evaluar los riesgos a largo plazo del cáncer de mama invasivo y la muerte por cáncer de mama después del carcinoma ductal in situ (DCIS) diagnosticado a través de la detección de mama.

Diseño: Estudio de cohorte observacional basado en población.

Ámbito: Datos del NHS Breast Screening Programme and the National Cancer Registration and Analysis Service.

Participantes: Todas las 35.024 mujeres en Inglaterra diagnosticadas con DCIS por el Programa de Detección de Mama del NHS desde su inicio en 1988 hasta marzo de 2014.

Principales medidas de resultado: Cáncer de mama invasivo incidente y muerte por cáncer de mama.

Resultados: Para diciembre de 2014, 13.606 mujeres habían sido seguidas durante hasta cinco años, 10.998 durante cinco a nueve años, 6.861 durante 10-14 años, 2.620 durante 15-19 años y 939 por al menos 20 años. Entre estas mujeres, 2.076 desarrollaron cáncer de mama invasivo, que corresponde a una tasa de incidencia de 8,82 (intervalo de confianza del 95% 8,45 a 9,21) por 1000 mujeres por año y más del doble de lo esperado de las tasas nacionales de incidencia de cáncer (proporción de tasa observada a tasa esperada 2,52, intervalo de confianza del 95% 2,41 a 2,63). El aumento comenzó en el segundo año después del diagnóstico de DCIS y continuó hasta el final del seguimiento. En el mismo grupo de mujeres, 310 murieron de cáncer de seno, lo que corresponde a una tasa de mortalidad de 1,26 (1,13 a 1,41) por 1000 mujeres por año y 70% más de lo esperado de las tasas nacionales de mortalidad por cáncer de seno (observado: relación esperada 1,70, 1,52 a 1,90). Durante los primeros cinco años después del diagnóstico de DCIS, la tasa de mortalidad por cáncer de seno fue similar a la esperada de las tasas nacionales de mortalidad (observada: relación esperada 0,87, 0,69 a 1,10), pero luego aumentó, con valores de 1,98 (1,65 a 2,37), 2,99 (2,41 a 3,70) y 2,77 (2,01 a 3,80) en los años cinco a nueve, 10-14 y 15 o más después del diagnóstico de DCIS. Entre 29.044 mujeres con DCIS unilateral sometidas a cirugía, aquellas que recibieron un tratamiento más intensivo (mastectomía, radioterapia para mujeres que se sometieron a cirugía conservadora del seno y tratamiento endocrino en la enfermedad positiva del receptor de estrógenos), y aquellas con márgenes quirúrgicos finales más grandes tuvieron tasas más bajas cáncer invasivo de seno.

Conclusiones: Hasta la fecha, las mujeres con cáncer de mama después del carcinoma ductal in situ detectadas por cribado han experimentado, en promedio, mayores riesgos a largo plazo de cáncer de mama invasivo y muerte por cáncer de mama que las mujeres de la población general durante un período de al menos dos décadas después de su diagnóstico. El tratamiento más intensivo y los márgenes quirúrgicos finales más grandes se asociaron con menores riesgos de cáncer de mama invasivo.