Budesonida-formoterol combinado inhalado según se necesite para el asma leve

Budesonida-formoterol combinado inhalado según se necesite para el asma leve

En pacientes con asma leve, la budesonida-formoterol según necesidad proporciona un mejor control de los síntomas del asma respecto de la terbutalina según necesidad, evaluado según las semanas registradas electrónicamente con asma bien controlado, pero es inferior al tratamiento de mantenimiento con budesonida. Las tasas de exacerbación con los dos regímenes que contienen budesonida fueron similares y fueron más bajas que la tasa con terbutalina. La budesonida-formoterol usada según necesidad resultó en una exposición a glucocorticoides sustancialmente menor que la terapia de mantenimiento con budesonida.

N Engl J Med, 17/05/2018Inhaled Combined Budesonide–Formoterol as Needed in Mild Asthma”

https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMoa1715274?query=featured_home

 

 

En pacientes con asma leve, el uso según necesidad de un glucocorticoide inhalado más un agonista β2 de acción rápida puede ser una alternativa a las estrategias de tratamiento convencionales.

Métodos: Llevamos a cabo un ensayo doble ciego de 52 semanas en el que participaron pacientes de 12 años o más con asma leve. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente a uno de los tres regímenes: placebo más terbutalina (0,5 mg) dos veces al día utilizado según fuera necesario (grupo terbutalina), placebo más budesonida-formoterol (200 μg de budesonida y 6 μg de formoterol) dos veces al día utilizados según fuera necesario (grupo budesonida-formoterol), o budesonida dos veces al día (200 μg) más terbutalina utilizada según fuera necesario (grupo de mantenimiento con budesonida). El objetivo principal fue investigar la superioridad de budesonida-formoterol sobre la terbutalina según fuera necesario con respecto a las semanas registradas electrónicamente con asma bien controlado.

Resultados: Un total de 3.849 pacientes se aleatorizaron y 3.836 (1.277 en el grupo de terbutalina, 1.277 en el grupo de budesonida-formoterol y 1.282 en el grupo de mantenimiento con budesonida) se incluyeron en los conjuntos de datos de análisis completos y de seguridad. Con respecto al porcentaje medio de semanas con asma bien controlado por paciente, budesonida-formoterol fue superior a la terbutalina (34,4% frente al 31,1% de semanas; odds ratio, 1,14; intervalo de confianza [IC] del 95%, 1,00 a 1,30; P = 0,046) pero inferior al tratamiento de mantenimiento con budesonida (34,4% y 44,4%, odds ratio, 0,64, IC 95%, 0.57 a 0.73). La tasa anual de exacerbaciones graves fue de 0,20 con terbutalina, 0,07 con budesonida-formoterol y 0,09 con la terapia de mantenimiento con budesonida; la razón de tasas fue 0,36 (IC 95%, 0,27 a 0,49) para la budesonida-formoterol frente a terbutalina y 0,83 (IC 95%, 0,59 a 1,16) para la terapia de mantenimiento con budesonida-formoterol versus budesonida. La tasa de adherencia en el grupo de mantenimiento con budesonida fue del 78,9%. La mediana de la dosis diaria medida de glucocorticoides inhalados en el grupo de budesonida-formoterol (57 μg) fue del 17% de la dosis en el grupo de mantenimiento con budesonida (340 μg).

Conclusiones: En pacientes con asma leve, la budesonida-formoterol según necesidad proporcionó un control superior de los síntomas del asma respecto de la terbutalina según necesidad, evaluada según las semanas registradas electrónicamente con asma bien controlado, pero fue inferior al tratamiento de mantenimiento con budesonida. Las tasas de exacerbación con los dos regímenes que contienen budesonida fueron similares y fueron más bajas que la tasa con terbutalina. La budesonida-formoterol usada según necesidad resultó en una exposición a glucocorticoides sustancialmente menor que la terapia de mantenimiento con budesonida. (Financiado por AstraZeneca).