Asociación entre síntomas depresivos e incidentes de enfermedades cardiovasculares

Asociación entre síntomas depresivos e incidentes de enfermedades cardiovasculares

En un análisis de 563.255 participantes en 22 cohortes, los síntomas depresivos se asocian con la incidencia de enfermedad cardiovascular, incluso a niveles de síntomas inferiores al umbral indicativo de trastorno depresivo. Sin embargo, la magnitud de la asociación es modesta.

 

JAMA, 15/12/2020Association Between Depressive Symptoms and Incident Cardiovascular Diseases”.

Importancia: No está claro si los síntomas depresivos se asocian de forma independiente con el riesgo posterior de enfermedades cardiovasculares (ECV).

Objetivo: Caracterizar la asociación entre los síntomas depresivos y la incidencia de ECV en el espectro del estado de ánimo más bajo.

Diseño, entorno y participantes: Un análisis conjunto de datos de participantes individuales de la Emerging Risk Factors Collaboration (ERFC; 162.036 participantes; 21 cohortes; encuestas de referencia, 1960-2008; seguimiento más reciente, marzo de 2020) y el Biobanco del Reino Unido (401.219 participantes; encuestas de referencia, 2006-2010; último seguimiento, marzo de 2020). Los participantes elegibles tenían información sobre los síntomas depresivos autoinformados y no tenían antecedentes de ECV al inicio del estudio.

Exposiciones: Los síntomas depresivos se registraron utilizando instrumentos validados. Las puntuaciones de ERFC se armonizaron entre los estudios a una escala representativa de la escala del Center for Epidemiological Studies Depression (CES-D) (rango, 0-60; ≥16 indica un posible trastorno depresivo). El Biobanco del Reino Unido registró el 2-item Patient Health Questionnaire 2 (PHQ-2; rango, 0-6; ≥3 indica un posible trastorno depresivo).

Principales resultados y medidas: Los resultados primarios fueron enfermedad coronaria (CHD) incidente fatal o no fatal, accidente cerebrovascular y ECV (combinación de los 2). Se informaron los cocientes de riesgos instantáneos (HR) por cada 1 DE mayor log CES-D o PHQ-2 ajustado por edad, sexo, tabaquismo y diabetes.

Resultados: Entre 162.036 participantes de la ERFC (73%, mujeres; edad media al inicio del estudio, 63 años [DE, 9 años]), se registraron 5.078 eventos de CHD y 3.932 accidentes cerebrovasculares (mediana de seguimiento, 9,5 años). Las asociaciones con cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular y enfermedad cardiovascular fueron log lineales. El HR por 1-DE mayor puntuación de depresión para la CHD fue de 1,07 (IC del 95%, 1,03-1,11); accidente cerebrovascular, 1,05 (IC del 95%, 1,01-1,10); y CVD, 1,06 (IC del 95%, 1,04-1,08). Las tasas de incidencia correspondientes por 10000 personas-año de seguimiento en el quintil más alto frente al más bajo de la puntuación CES-D (media geométrica de la puntuación CES-D, 19 frente a 1) fueron 36,3 frente a 29,0 para los eventos de CHD, 28,0 frente a 24,7 para accidentes cerebrovasculares y 62,8 frente a 53,5 para eventos de ECV. Entre 401.219 participantes del Biobanco del Reino Unido (55% eran mujeres, edad media al inicio del estudio, 56 años [DE, 8 años]), se registraron 4.607 ECC y 3.253 accidentes cerebrovasculares (mediana de seguimiento, 8,1 años). El HR por 1-DE mayor puntuación de depresión para las CHD fue 1,11 (IC del 95%, 1,08-1,14); accidente cerebrovascular, 1,10 (IC del 95%, 1,06-1,14); y CVD, 1,10 (IC del 95%, 1,08-1,13). Las tasas de incidencia correspondientes por 10000 personas-año de seguimiento entre los individuos con puntuaciones PHQ-2 de 4 o más frente a 0 fueron 20,9 frente a 14,2 para los eventos de CHD, 15,3 frente a 10,2 para los eventos de accidente cerebrovascular y 36,2 frente a 24,5 para los eventos de ECV. La magnitud y la significación estadística de los HR no se modificaron después del ajuste por factores de riesgo adicionales.

Conclusiones y relevancia: En un análisis agrupado de 563.255 participantes en 22 cohortes, los síntomas depresivos iniciales se asociaron con la incidencia de enfermedad cardiovascular, incluso a niveles de síntomas inferiores al umbral indicativo de un trastorno depresivo. Sin embargo, la magnitud de las asociaciones fue modesta.