Asociación entre los trastornos neurológicos y la muerte por suicidio en Dinamarca

Asociación entre los trastornos neurológicos y la muerte por suicidio en Dinamarca

Desde 1980 hasta 2016, hay una tasa significativamente mayor de suicidio en las personas con un trastorno neurológico diagnosticado respecto de las personas no diagnosticadas. Sin embargo, la diferencia de riesgo absoluto es pequeña.

Los trastornos neurológicos se han relacionado con el suicidio, pero el riesgo en un amplio espectro de trastornos neurológicos aún no se ha evaluado.

Objetivos: Examinar si las personas con trastornos neurológicos mueren por suicidio con más frecuencia que otras personas y evaluar las asociaciones temporales.

Diseño, escenario y participantes: Estudio de cohorte retrospectivo a nivel nacional sobre todas las personas de 15 años o más que viven en Dinamarca, desde 1980 hasta 2016 (N = 7.300.395).

Exposiciones: Contacto médico para lesiones en la cabeza, derrame cerebral, epilepsia, polineuropatía, enfermedades de la unión mioneural, enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, infecciones del sistema nervioso central, meningitis, encefalitis, esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad de Huntington, demencia, discapacidad intelectual y otras enfermedades cerebrales de 1977 a 2016 (n = 1.248.252).

Principales resultados y medidas: Muerte por suicidio durante 1980-2016. La tasa de incidencia ajustada (TIR) se estimó mediante regresiones de Poisson, ajustadas por sociodemografía, comorbilidad, diagnósticos psiquiátricos y autolesiones.

Resultados: De los más de 7.3 millones de individuos observados durante 161.935.233 años-persona (49,1% hombres), 35.483 murieron por suicidio (duración media del seguimiento, 23.6 años; rango intercuartil, 10.0-37.0 años; edad media, 51.9 años; SD, 17.9 años). De ellos, 77.4% eran hombres, y 14.7% (n = 5.141) fueron diagnosticados con un trastorno neurológico, equivalente a una tasa de suicidio de 44.0 por 100.000 personas-año en comparación con 20.1 por 100.000 personas-años entre las personas no diagnosticadas de un trastorno neurológico. Las personas diagnosticadas de un trastorno neurológico tenían una TIR ajustada de 1.8 (IC 95%, 1.7-1.8) en comparación con las personas no diagnosticadas. Las TIR ajustadas en exceso fueron 4.9 (IC 95%, 3.5-6.9) para la esclerosis lateral amiotrófica, 4.9 (IC 95%, 3.1-7.7) para la enfermedad de Huntington, 2.2 (IC 95%, 1.9-2.6) para la esclerosis múltiple, 1.7 ( IC 95%, 1.6-1.7) para lesiones en la cabeza, 1.3 (IC 95%, 1.2-1.3) para accidente cerebrovascular y 1.7 (IC 95%, 1.6-1.8) para epilepsia. La asociación varió según el tiempo desde el diagnóstico con una TIR ajustada durante 1 a 3 meses de 3.1 (IC 95%, 2.7-3.6) y durante 10 años o más, 1.5 (IC 95%, 1.4 a 1.6, P <.001). En comparación con aquellos que no fueron diagnosticados de un trastorno neurológico, aquellos con demencia tuvieron una TIR ajustada global más baja de 0.8 (IC del 95%, 0.7-0.9), que se elevó durante el primer mes después del diagnóstico a 3.0 (IC del 95%, 1.9 -4,6; P <.001). El riesgo absoluto de suicidio para las personas con enfermedad de Huntington fue del 1,6% (IC 95%, 1,0% -2,5%).

Conclusiones y relevancia: En Dinamarca desde 1980 hasta 2016, hubo una tasa significativamente más alta de suicidio en las personas con un trastorno neurológico diagnosticado que las personas no diagnosticadas con un trastorno neurológico. Sin embargo, la diferencia de riesgo absoluto fue pequeña.