Asociación del inicio de tratamiento con broncodilatadores de acción prolongada inhalados con el aumento del riesgo cardiovascular en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Estudio anidado de casos y controles

Asociación del inicio de tratamiento con broncodilatadores de acción prolongada inhalados con el aumento del riesgo cardiovascular en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Estudio anidado de casos y controles

El inicio de tratamiento por primera vez con agonistas β2 de acción prolongada inhalados (LABA) o antagonistas antimuscarínicos de acción prolongada (LAMA) en pacientes con EPOC se asocia con el aumento del riesgo cardiovascular grave de aproximadamente 1,5 veces, independientemente del estado previo de enfermedad cardiovascular y el historial de exacerbaciones.

JAMA Intern Med, 02/01/2018“Association of Cardiovascular Risk With Inhaled Long-Acting Bronchodilators in Patients With Chronic Obstructive Pulmonary DiseaseA Nested Case-Control Study”

https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/article-abstract/2666790?redirect=true 

 

Las asociaciones entre las enfermedades cardiovasculares (ECV) y los agonistas β2 de acción prolongada inhalados (LABA) o los antagonistas antimuscarínicos de acción prolongada (LAMA) en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) son muy debatidas. Los ensayos clínicos aleatorios relevantes incluyeron usuarios previos de LABA o LAMA y se excluyeron los pacientes con ECV basal; por lo tanto, los eventos cardiovasculares que surgen del primer uso de LABA o LAMA, si los hubiera, no han podido ser observados. Existe una necesidad urgente de examinar si el uso inicial y la duración desde el inicio de los LABA y LAMA podrían actuar como determinantes importantes de los eventos cardiovasculares.

Objetivo: Investigar el riesgo de ECV asociado con LABA y LAMA, centrándose en el inicio y la duración de las terapias LABA y LAMA.

Diseño, entorno y participantes: Este estudio anidado de casos y controles incluyó a 284.220 pacientes sin tratamiento previo con LABA-LAMA con EPOC de al menos 40 años de edad (edad media, 71,4 años, 68,9% de hombres), recuperados de la base de datos del peticiones de atención médica de 2007 a 2011.

Exposición: El uso de LABA o LAMA se midió en el año anterior al evento o fecha del índice, estratificando por la duración desde el inicio del tratamiento con LABA o LAMA, por los usuarios nuevos y prevalentes, por los medicamentos concomitantes de EPOC y los medicamentos individuales.

Principales resultados y medidas: Se identificaron los casos con visitas de atención hospitalaria o de emergencia para enfermedad arterial coronaria, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular isquémico o arritmia y se compararon individualmente con 4 controles seleccionados al azar. Se realizaron regresiones logísticas condicional para estimar los odds-ratios de ECV del tratamiento con LABA y LAMA.

Resultados: Durante un seguimiento medio de 2,0 años, se identificaron 37.719 pacientes con ECV (edad media, 75,6 años, 71,6% hombres) y 146.139 controles emparejados (edad media, 75,2 años, 70,1% hombres). El nuevo uso de LABA y LAMA en la EPOC se asoció con un aumento de 1,5 veces (IC del 95%, 1,35-1,67; p <0,001) y un aumento de 1,52 veces (IC del 95%, 1,28-1,80; p <0,001) del riesgo cardiovascular dentro de los 30 días del inicio, respectivamente, mientras que el riesgo estuvo ausente, o incluso reducido con el uso prevalente. Los agentes individuales de LABA, las formas de dosificación de LAMA y los regímenes de EPOC concomitantes no difirieron en los riesgos de ECV. El riesgo persistió en un estudio alternativo de casos cruzados y permaneció en los subgrupos sin antecedentes de ECV o exacerbaciones previas.

Conclusiones y relevancia: El inicio de tratamiento por primera vez con agonistas β2 de acción prolongada inhalados (LABA) o antagonistas antimuscarínicos de acción prolongada (LAMA) en pacientes con EPOC se asocia con el aumento del riesgo cardiovascular grave de aproximadamente 1,5 veces, independientemente del estado previo de enfermedad cardiovascular y el historial de exacerbaciones.